Última hora

Última hora

¿Qué significa el reconocimiento de Guaidó como presidente de Venezuela a efectos prácticos?

¿Qué significa el reconocimiento de Guaidó como presidente de Venezuela a efectos prácticos?
Derechos de autor
REUTERS/Carlos Barria
Tamaño de texto Aa Aa

Una veintena de países europeos ha reconocido el lunes a Juan Guaidó como presidente de Venezuela frente al mandato de Nicolás Maduro, lo que ha profundizado el cisma en el que se encuentra sumido el país latinoamericano desde el pasado 23 de enero.

El anuncio llegó cuando se cumplía el ultimátum de ocho días que España, Francia y Reino Unido, entre otros países, habían impulsado para forzar al líder chavista a convocar elecciones presidenciales. Países a los que Maduro ha tachado de colonialistas y de doblegarse a la estrategia de Estados Unidos.

Euronews ha preguntado a Rafael Grasa, experto en relaciones internacionales, cuáles son las consecuencias prácticas a nivel de relaciones internacionales de este reconocimiento.

"La regla de oro de siempre que estableció la diplomacia latinoamericana hace más de un siglo, llamada Doctrina Estrada, dice que se reconocen Estados, no Gobiernos", señala Grasa, por lo que la situación venezolana escapa de la norma y plantea múltiples matices.

¿Quién es el presidente de Venezuela?

Los países que han reconocido a Guaidó, le han atribuido diferentes cargos: presidente interino, encargado, constitucional, legítimo..."Se están leyendo presiones diferentes en los comunicados", indica Grasa, lo que indica que "estamos ante un elemento de juego político y diplomático, no ante un elemento fundamentalmente jurídico".

El experto dice que "las dos partes han incumplido o incumplen la Constitución". "Guaidó tiene legitimidad, pero es dudosa la legalidad de su formulación como presidente".

Se trata de "una partida de ajedrez en marcha para forzar una transición", concluye.

Reuters

¿Los embajadores serán despedidos?

Cuando Estados Unidos reconoció a Guaidó, el Gobierno de Maduro hizo una petición expresa de retirada de diplomáticos que, según Grasa, "se ha hecho solo parcialmente", mientras que Guaidó ha nombrado embajadores desde el 24 de enero en una quincena de países. Además el presidente encargado de Venezuela mañana nombrará a representantes diplomáticos en las naciones europeas que le han respaldado. Además ha basado sus acciones en tres artículos de la Constitución de Venezuela.

Preguntado por la posibilidad de retirarle la acreditación al actual embajador venezolano chavista tras el reconocimiento de Guaidó, el ministro español de Exteriores y Cooperación, Josep Borrell, respondió vagamente: "seguirán más acontecimientos en los próximos días".

Para Grasa, a la incertidumbre general, se une que la retirada de embajadas sería contraria al objetivo de los países europeos que han reconocido a Guaidó: forzar una transición que lleve a unas elecciones democráticas en Venezuela.

"De momento lo que hay es un pulso diplomático, que no va a significa el cierre de las embajadas", opina Grasa. Lo que se está llevando a cabo son algunos movimientos de prevención, como la embajada española en Caracas que ha concentrado a su personal en una sede y ha ampliado las medidas de seguridad, con el envío de una división de agentes de élite.

"No vamos ver en los próximos días, y probablemente en las próximas semanas, una salida de masiva de diplomáticos".

MAPA: ¿Qué países reconocen a Guaidó y cuáles a Maduro como presidente de Venezuela?

¿Los acuerdos bilaterales serán anulados?

El Gobierno de Maduro respondió al reconocimiento europeo a Guaidó con un comunicado en el que advierte que "revisará integralmente las relaciones bilaterales con esos Gobiernos".

Grasa defiende que el futuro de los tratados bilaterales con países europeos no son una prioridad para el Ejecutivo chavista.

Uno de los países esenciales para la economía venezolana cuya relación ha cambiado por el reconocimiento de Guaidó es Estados Unidos. El Gobierno del primer proveedor de divisas a Venezuela, por las exportaciones de petróleo, ha dicho que el dinero pasará ahora directamente a Guaidó, explica el experto, por lo que "obviamente el Gobierno de Maduro no va a enviar más barriles de petróleo, porque no tiene ninguna garantía de cobrarlos".

Rusia, China y Turquía son actualmente los países clave para la subsistencia cotidiana del Gobierno de Maduro, y "los tres han dicho con claridad que apoyan el régimen o al menos han dicho que (reconocer a Guaidó) es una injerencia en asuntos internos", añade.

"No olvidemos que hay un tema geopolítico de fondo, en un momento en el que el sistema internacional está en cambio, Venezuela es el lugar en el que se está logrando llevar un pulso entre cierto mundo occidental, con el protagonismo clave de Estados Unidos, y cierto arco euroasiático, entre Rusia y China".

Lee | ¿Es Venezuela escenario de la "nueva guerra fría" entre EEUU y Rusia?

Reuters

¿Cuáles son los posibles escenarios futuros?

  • Que el reconocimiento haya sido prematuro y no se fuerce la transición: Grasa pone como precedente lo ocurrido en 2011 cuando Barack Obama pidió a Bachar al Asad que dejara el poder en Siria e impulsara una transición. "Finalmente Estados Unidos tuvo que abandonar esa vía y hoy sabemos que el poder Asad está más consolidado".

  • Que se lleve a cabo la transición: Grasa dice que Guaidó tiene a su favor un demostrado apoyo popular, que tendría que mantener, además de ser un líder joven, "que no está vinculado a las rencillas internas y a los problemas" y haber prometido una ley de amnistía. "Es un camino que puede acabar con sangre, ya hay 50 muertos", también advierte.

Eso va a depender -indica- de acciones que tienen que ver con el plan humanitario que se ha puesto en marcha y las deserciones de militares. Trump y su insistencia en la intervención militar es el factor desestabilizador más crítico en este caso, incide.

¿Qué ocurre si la situación de dos presidentes se estanca?

Para el experto ese es el problema fundamental: "Si la situación se alarga mucho, la ayuda humanitaria no se puede distribuir, el régimen de Maduro percibe que no hay salida pactada con cierto nivel de impunidad, o empieza a haber enfrentamientos en las calles, el riesgo es alto".

Grasa dice que en política y diplomacia los Estados son rehenes de lo que dicen: "hemos visto que la esclavitud de las palabras ha llevado al reconocimiento en cadena del régimen de Guaidó".

"Eso es importante es un elemento de juego, pero no quiere decir que eso vaya a llevar hacia la transición final".