Última hora

Última hora

Frustración entre los líderes europeos ante el bloqueo del Brexit

Frustración entre los líderes europeos ante el bloqueo del Brexit
Tamaño de texto Aa Aa

Frustración entre los líderes europeos ante la última votación sobre el Brexit en el Parlamento británico. Con 303 votos en contra y 258 a favor, la Cámara de los Comunes ha rechazado una moción para respaldar el plan de Theresa May.

Según medios británicos, la premier prevé volver a Bruselas la semana que viene para seguir intentando modificar el tratado de salida, sellado el pasado noviembre.

"Hay una persistente negación de la realidad por parte de muchos políticos británicos, o una falsa negación de la realidad, de hecho, porque conocen las limitaciones, pero hacen como si no existieran y son esos malditos europeos quienes son inflexibles. Pero lo que nos están pidiendo -y esto debe quedar muy claro- sería aceptar que el Reino Unido tenga su propia política comercial, sus propias regulaciones -todo esto está bien- y luego deberíamos abrir una puerta trasera de más de 500 kilómetros al mercado único", ha declarado Philippe Lamberts, eurodiputado belga.

Los socios del Reino Unido en la Unión Europea (UE) empiezan a perder la paciencia. Bruselas ya ha advertido a Londres de que el acuerdo para el Brexit no se renegociará.

La ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, ha lanzado el siguiente mensaje:

"Les digo a nuestros amigos británicos que es hora de decidir si quieren irse de manera amistosa o brutalmente. Es su decisión. Porque esta larga incertidumbre, reforzada ayer con una nueva y complicada votación para la señora May en los Comunes, es una carga para las empresas. Les decimos, dense prisa, por el bien de nuestras empresas, nuestros ciudadanos y los británicos que están en Francia".

Dublín no descarta que Londres pida más tiempo para abandonar la UE con un acuerdo, y le insta a presentar propuestas concretas "cuanto antes".

La presión llega también desde dentro: una docena de altos cargos del Gobierno May amenazan con dimitir si en dos semanas no hay acuerdo.