Última hora

Última hora

Europa: el complejo regreso de los yihadistas a casa

Autoridades españolas arrestaron a mujer marroquí en Barcelona, marzo 2015.
Autoridades españolas arrestaron a mujer marroquí en Barcelona, marzo 2015. -
@ Copyright :
REUTERS/ Ministerio del Interior de España
Tamaño de texto Aa Aa

El llamado del presidente estadounidense Donald Trump a los países europeos a que se hagan cargo de los radicales capturados de vuelta a sus naciones respectivas ha puesto bajo la lupa la compleja situación que ahora en adelante deberá enfrentar el bloque europeo.

Lee | Trump insta a Europa a repatriar a los combatientes del Dáesh capturados en Siria

La movilización yihadista ha sido uno de los fenómenos "mas sobresalientes que ha tenido Europa Occidental", señala el Real Instituto Elcano de España. Desde 2012, ciudadanos europeos han decidido partir a Siria para convertirse en los denominados combatientes terroristas extranjeros (CTE).

La Comisión Europea reveló que más de 42 mil personas se unieron a organizaciones terroristas entre 2011 y 2016, de los cuales se cree que alrededor de 5 mil provienen del viejo continente.

Según informes de Elcano, durante estos años hasta 2017 se registró la partida clandestina de 1.910 combatientes en Francia, 960 en Alemania y 850 en el Reino Unido.

A modo de contraste, España e Italia se encuentran con las menores cifras con 223 y 129, respectivamente.

En la actualidad, diferentes medios e instituciones calculan que hay al menos 800 yihadistas extranjeros capturados en Siria.

"Hace cinco meses teníamos 900 yihadistas extranjeros presos, pero en los últimos días se han rendido otros 300", dijo un oficial kurdo desde Siria, perteneciente a la coalición armada kurdo-árabe al diario español El País.

¿Quién es quién y quién hizo qué?: El dilema de los países europeos

Inicialmente, la mayoría de los Gobiernos de la Unión Europea situaron la repatriación en lo más bajo de su lista de prioridades, pero desde la inminente caída del Estado Islámico, como así vaticina Trump, algunas naciones han comenzado a reconsiderar su postura.

La República de Macedonia del Norte se convirtió en el primer país europeo en llevar a cabo una repatriación significativa, recuperando y procesando a siete combatientes en agosto de 2018.

En enero, Francia dijo que estaba considerando la posibilidad de repatriar a 130 hombres y mujeres que iban a ser juzgados, pero un mes más tarde no parece haberse logrado ningún progreso.

"El gobierno federal está examinando todas las opciones para un posible retorno de los ciudadanos alemanes", dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán en una declaración en noviembre, aunque hasta la fecha el operativo parece seguir los pasos franceses.

La reticencia en Europa puede deberse a la preocupación del poco control que los Estados miembros pueden tener sobre la viabilidad de las pruebas recopiladas en el terreno de conflicto.

"Es difícil probar en el juicio que cometieron algún delito", dijo a Euronews Maarten van de Donk, de la Red de Concienciación sobre la Radicalización (RAN) de la Comisión Europea.

"Entonces, ¿qué pasa después? Estos combatientes son o repatriados y luego liberados, nadie quiere eso. O juzgados por cargos menores con sentencias más cortas, saliendo de la cárcel en un período relativamente corto. Una vez más, esto no es lo ideal", explicaba el director del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización en el Reino Unido, a través de su cuenta Twitter.

A pesar de las diferentes posturas de los países, la RAN cuenta con el manual de Respuesta para los repatriados: combatientes terroristas extranjeros y sus familias, una lista de recomendaciones y medidas para tratar con aquellos ciudadanos radicalizados.

"Hombres, mujeres y niños que se han unido a las filas del Estado Islámico han demostrado diferentes niveles de trauma psicológico debido al agresivo adoctrinamiento que pueden recibir por años", describe el manual.

Lee | Europa, sin estrategia común sobre la vuelta de los yihadistas