This content is not available in your region

Francia repatria a niños y mujeres con presuntos vínculos yihadistas desde campos en Siria

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con Anelise Borges/EFE
euronews_icons_loading
Imagen de archivo de un campamento en Siria
Imagen de archivo de un campamento en Siria   -   Derechos de autor  AFP

Francia ha repatriado este martes a 51 nacionales de Siria, entre ellos varios niños huérfanos que llevaban tres años detenidos en el noreste del país desde la caída del llamado Estado Islámico.

Las mujeres han sido acusadas de tener presuntos vínculos con la organización terrorista -viajando a la región en los años en que el grupo aún estaba activo- y han sido detenidas. En concreto, ocho se encuentran bajo custodia con una orden de búsqueda y el resto con una orden de detención. Dos de ellas no tienen la nacionalidad, pero sus hijos son franceses.

La medida podría representar un cambio de rumbo en la política francesa.

En los últimos años, Francia se había mostrado reacia a repatriar a sus nacionales de la región, afirmando que debían ser juzgados en el lugar donde se habían cometido sus delitos.

Las autoridades se habían centrado casi exclusivamente en repatriar a los niños caso por caso, pero antes de esta última operación quedaban más de 200, algo que han denunciado tanto las familias como las organizaciones internacionales.

En febrero, el Comité de los Derechos del Niño de la ONU condenó a Francia por haber violado la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño al exponer a estos niños a un trato inhumano y degradante y al socavar su derecho a la vida.

Miles de extranjeros han sido retenidos en campamentos después de que las fuerzas kurdas -con el apoyo de una coalición internacional- derrotaran al Estado Islámico.

A los hombres les habían llevado a prisiones locales repartidas por toda la región. A las mujeres y a los niños se les trasladó a campamentos para sirios desplazados por la guerra donde se construyeron zonas para retener a los presuntos "miembros del ISIS".

Las condiciones para los niños eran absolutamente nefastas: los campos tienen una distribución de agua y unos servicios médicos muy limitados. Decenas de niños murieron por complicaciones de enfermedades como el cólera.

El año pasado, una mujer francesa murió de una enfermedad crónica, dejando huerfana a una niña de 6 años que puede que esté entre las personas que han sido repatriadas hoy.

Una primera victoria

Un colectivo compuesto por las familias de los franceses retenidos en estas cárceles ha pedido a las autoridades que repatríen a sus hijos y nietos para que los adultos puedan enfrentarse a un juicio justo y los niños tengan la oportunidad de ser lo que son: niños.

En un comunicado emitido poco después de que el Gobierno hiciera pública la repatriación, la asocación dijo que esperan que las palabras que pronunció Emmanuel Macron, "los próximos cinco años serán los de la protección de los niños", no se queden en papel mojado.

"Esta repatriación, trae esperanza a tantas familias que han sufrido durante años por ver a sus nietos consumirse en sórdidos campos. Francia ha demostrado que tiene la capacidad de repatriar: debemos cerrar ahora y definitivamente esta página vergonzosa de nuestra historia, sin demora", dice el comunicado.

El padre de una mujer que sigue detenida en el campo de Al Roj -donde están recluidos la mayoría de los ciudadanos europeos que quedan en la región- dijo a Euronews que la familia cree que se trata de una "primera victoria", sobre todo porque es la primera vez que las mujeres son devueltas junto a sus hijos, y que creen que esto marca una nueva estrategia por parte del Gobierno francés.

Albert también dijo que, para él, la "pesadilla" continúa, pero que ahora ve una luz al final del túnel.

Tiene la esperanza de conocer pronto a su nieto.

"M" acaba de cumplir tres años y, según Albert, se parece a su abuelo.