Última hora

Última hora

Congreso mundial contra la pena de muerte

Congreso mundial contra la pena de muerte
Tamaño de texto Aa Aa

En Europa, tan sólo un país sigue aplicando la pena de muerte: Bielorrusia. Pero sigue en vigor en 52 países del mundo. Y las cifras son elocuentes, un millar de personas fueron ejecutadas en el mundo en 2017, y eso sin contabilizar China, país del que se desconocen las cifras.

El Parlamento Europeo ha acogido un congreso mundial con el objetivo de analizar propuestas para convencer a otros países de que la supriman.

Un español en el corredor de la muerte

Los europeos aún corren el riesgo de ser condenados a muerte. El empresario español Joaquín Martínez logró escapar a la ejecución después de haber pasado tres años en el corredor de la muerte en Estados Unidos. Fue víctima de un error judicial y todavía hoy denuncia la predisposición a la condena.

"No basta con ser inocente: se necesita un buen equipo de abogados y recursos econónomicos, hace falta contar con el apoyo de los medios de comunicación y de las instituciones", explica Martínez. "Lo que cambió mi percepción de la pena de muerte fue ver los rostros de los que están en el corredor de la muerte, pero también el de sus sus familias, las otras víctimas de las que nunca se habla".

En busca de soluciones

Los eurodiputados y los expertos reunidos en Bruselas piensan que una solución sería vincular las ayudas de la Unión Europea a la abolición de la pena capital, lo que permitiría presionar a los países de África, el Caribe y el Pacífico. Pero la medida tiene sus pro y sus contra.

“Eso debería hacerse en cualquier caso, pero el acuerdo de Cotonu no es en absoluto favorable para estos países", explica Klaus Buchner, eurodiputado alemán del grupo de Los Verdes. "Así pues comprendo que los gobiernos tengan dudas a la hora de aprobar condiciones adicionales "

Pero si este tipo de presión ya cuesta de aplicar con países en vías de desarrollo, que cabe decir cuando se habla de potencias como Estados Unidos o China,