Última hora

Última hora

Asheville: un inolvidable paseo por el arte, la cerveza artesanal y las montañas azules

Asheville: un inolvidable paseo por el arte, la cerveza artesanal y las montañas azules
Tamaño de texto Aa Aa

El refugio creativo de Carolina del Norte

La compositora y cantante francesa Laetitia Sheriff está viajando por Estados Unidos en un recorrido de música, historia y cultura. La última parada ha sido Aheville, en Carolina del Norte, ciudad también conocida como "la tierra del cielo".

Un apodo que viene de su extraordinario paisaje acotado por la Coordillera Azul o Montañas Blue Ridge y las Montañas de Great Smoky.

"La naturaleza está en todas partes aquí", asegura Laetitia. "Puedes ver la Coordillera Azul desde casi toda la ciudad. Pasa algo con la luz aquí. La gente me ha hablado de la química entre el sol y los árboles del bosque que les dan un color azul. Pero tienes que verlo para creerlo".

El espíritu artístico de la ciudad

La espectacular naturaleza que rodea Asheville brinda muchas posibilidades de ocio y deporte al aire libre. Pero esto no quita un ápice de interés a su vibrante escena artística.

El origen de la inquietud artística de la ciudad se remonta a George W. Vanderbilt. Originario de Staten Island, Nueva York, Vanderbilt quedó prendado del lugar y en 1888 comenzó a construir una casa de campo. El resultado, 320 hectáreas en Biltmore Estate, la residencia privada más grande de Estados Unidos. Se necesitó un verdadero ejército de artistas y artesanos para terminar esta impresionante mansión. Muchos de ellos decidieron establecerse en la zona al terminar, dando origen a la comunidad artística que vive aquí en ella actualmente.

"Pocas veces he sentido esto", ha asegurado Laetitia. "La mentalidad de la gente de esta ciudad me ha contagiado felicidad y optimismo. Son claves lo unidos que están y su forma de expresarse a través del arte"

El sabor local de su cerveza

Asheville asegura tener más cervezas por habitante que cualquier otra ciudad del país. Ganó en 2009 el título de "Ciudad de la cerveza" concedido por Examiner.com. Cuenta con una gran reputación como laboratorio de cerveza artesana.

La ciudad es escenario de varios festivales de cerveza a lo largo del año. También existen muchos 'tours' sobre el tema. ¡Se pueden beber más de cien cervezas locales diferentes en toda la ciudad!

Locales especializados ofrecen también dulces y hasta cosméticos con cerveza como uno de sus ingredientes.

No resulta extraño que cuando se trata de tomar una pinta, resulte tan difícil decidirse. Laetitia recomienda Wedge Breweries. Todo lo que bebes allí se elabora allí. Algo casi imposible de encontrar en cualquier otra parte.

Los imprescindibles

Sea uno amante de la música, de la literatura o de la adrenalina, siempre habrá algo de nuestro interés en Asheville:

1. La inmensa mansión y jardines de Biltmore Estate, la mayor residencia privada de EEUU. Construida por George Washington Vanderbilt como un 'pequeño retiro de montaña', sus 16.622 metros cuadrados constituyen un destacado ejemplo de arquitectura de la llamada "Edad Dorada" estadounidense.

"Es alucinante", describe Laetitia. "Vanderbilt dejó al país un proyecto increíble. Tan impresionante como el Palacio de Versalles".

2. El club The Orange Peel es un local de música famoso por ceder su escenario tanto a grupos prometedores como a estrellas consagradas. Desde su apertura en 2002 han tocado allí Bob Dylan, Laren Hill, Hootie & the Blowfish y los Beastie Boys, entre otros. A Laetitia le encantó ver en directo a Oh See. "Me emocionó. El público era el mejor que he visto"

3. Chimney Rock, el corazón del Parque del mismo nombre, está a una hora de la ciudad. Es de lejos la atracción más antigua de nuestra lista. Lleva allí unos 535 millones de años. Los visitantes pueden escalar hasta su cumbre de granito de 96 metros de altura para gozar de las extraordinarias vistas que cubren 120 kilómetros. Los más intrépidos pueden subir por la ladera más dura, no apta para cardíacos.

4. Thomas Wolfe (1900 - 1938) es uno de los grandes de las letras estadounidenses, y, probablemente, el hijo más famoso de Asheville. Se pueden seguir sus huellas, visitando su casa natal, la casa de huéspedes de su madre "Old Kentucky" y el teatro que hay en la parte posterior. Sus lectores sin duda reconocerán muchos de los lugares que aparecen en sus escritos autobiográficos.

5. Hay muchos lugares en el mundo desde los que lanzarse por una tirolina, pero en Navitat la experiencia alcanza otro nivel. Los amantes de la adrenalina pueden volar entre los árboles a velocidad de vértigo, rodeados por la espectacular Coordillera Azul. "Lanzarme por esa tirolina ha sido un poco como este programa, 'Notes from the USA', dice Laetitia. "Solo tenía un pensamiento en mi mente: repetirlo".

Banda sonora de una ciudad

Esta es una banda sonara de inspiración local para acompañar una visita a Asheville:

- "Sun's Gonna Shine", una de las canciones de 'Bright Star', el musical del actor Steve Martin (2014) sobre Asheville, escrito junto a Edie Brickell.

- El cantante 'country' Dierks Bentley grabó su sexto álbum de estudio en cinco días en los estudios 'Echo Mountain' de Asheville, con 30.000 fans conectados para seguir el evento en directo. "Am I The Only One" (2011) fue un éxito inmediato entre su público.

- "Rising Appalachia" es una de los grupos que trabajó con la Orquesta Sinfónica de Asheville para producir el disco "The Asheville Symphony Sessions" (2016). "Filthy Dirty South"es su primer corte.

- "I Put a Spell on You", de Nina Simone (1965), que creció en la localidad cercana de Tyron.

- "Long Stretch of Love", de Lady Antebellum (2014) incorpora un peculiar instrumento de los montes Apalaches llamado 'Woodrow', que solo se fabrica en Asheville.