Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Testigo en Christchurch: "la gente pasaba con manchas de sangre en la ropa"

Testigo en Christchurch: "la gente pasaba con manchas de sangre en la ropa"
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Euronews habló con Prakash Sapkota, responsable de un restaurante próximo a una de las dos mezquitas atacadas en Nueva Zelanda donde murieron al menos 49 personas.

"Todo pasó a unos 200 metros de nosotros. Estábamos en el restaurante a las dos de la tarde más o menos y oímos como gritos con voces temblorosas y estruendos, como neumáticos explotando... Nos asustamos, nos preguntamos qué estaba pasando", relató Sapkota.

La tragedia se produjo a plena luz del día de este viernes 15 de marzo. Además de las víctimas mortales, las autoridades informaron que un hospital de la ciudad de Christchurch, donde se produjo el ataque terrorista, ingresó más de 40 heridos.

"La gente empezó a pasar por delante de nosotros, con manchas de sangre en la ropa, muy asustada. Les temblaba la voz, algunos no podían ni hablar", detalló Sapkota a Euronews.

Una asociación musulmana ha solicitado a las autoridades que permanezcan vigilante y combatan el odio.

Cuenta de 'Musulmanes en Nueva Zelanda': "Estamos abrumados con todos los mensajes que hemos recibido y que seguimos recibiendo de nuestros compatriotas neozelandeses. Muchas gracias por todos sus pensamientos, oraciones y amabilidad. Es el día más oscuro para todos nosotros, los kiwis (término alternativo para referirse a los neozelandeses)".

"Él no quería que nadie quedara vivo"

Mohammad Jama estaba en la mezquita Masjid Al Noor cuando el atacante, según su relato, entró por la puerta trasera y empezó a disparar a la gente, repitiendo la acción cada vez que recargaba su arma con un semblante "muy tranquilo".

"Cualquiera que él pensara que seguía con vida, recargaba y disparaba de nuevo. No quería que nadie quedara vivo", dijo Jama a la Radio Nueva Zelanda.

Su supervivencia fue gracias a su rápida acció de esconderse en el púlpito para luego huir atravesando una ventana que previamente había sido rota por otros.

Reuters/ SNPA/ Martin Hunter
Vendas ensangrentadas en la calle tras un tiroteo en la mezquita Al Noor de Christchurch, Nueva Zelanda, el 15 de marzo de 2019.Reuters/ SNPA/ Martin Hunter

Azam Ali tiene 25 años viviendo en la ciudad de Christchurch y confiesa que nunca había visto algo parecido.

"Estábamos a 10 minutos de nuestras oraciones y luego oímos disparos afuera, perso seguimos orando. Al minuto siguiente [el atacante], estaba adentro. Era un tipo de piel clara y empezó a disparar, todos fuimos a escondernos (...) Un par de tipos que estaban adentro probablemente salieron corriendo y terminaron ensangrentados. Cuando nos levantamos vimos gente tirada a nuestro alrededor. Tenían sangre saliendo, alguna proveniente del cuello".

Un comerciante que pasaba por delante de la misma mezquita ha descrito la horrible escena que se desarrolló frente a ellos.

Carl Pomare contó a la Radio Nueva Zelanda que vio a "personas corriendo por sus vidas" y escuchó "fuego rápido" de un arma semiautomática que sonaba como fuegos artificiales encendidos.

"Vimos a estas personas caer al suelo, les estaban disparando delante de nosotros", dijo.

Pomare relata que a causa del pánico las personas corría en dirección a la carretera y por consecuencia algunos fueron atropellados, por lo que él y su amigo decidieron improvisar un cordón de seguridad en la carretera y recoger a las víctimas.

"Mi colega estaba cuidando a un hombre, al que le habían disparado por la espalda tres veces, durante media hora, diciendo:'aguanta, amigo'. Murió en sus brazos".

Las autoridades reportaron que menores que acompañaban a sus padres en la mezquita resultaron heridos. Otros, hacen parte de la lista de víctimas mortales.

"Había una niña pequeña, probablemente de unos cinco años, a ella le habían disparado, y a su padre también. Logramos subir a la niña de cinco años a la parte trasera de uno de los vehículos antes de que llegara la ambulancia, estaba en estado crítico".

Los comerciantes se quedaron más de una hora ayudando, incluso cuando el tirador aún estaba suelto.

"Esto no está bien, esto no es Christchurch".
Azam Ali
Sobreviviente de la mezquita de Linwood Masjid en Christchurch, Nueva Zelanda.

El comisionado de la Policía neozelandesa, Mike Bush, se negó a identificar al atacante, al limitarse a decir que "tiene casi treinta años y comparecerá ante los tribunales mañana" para responder a cargos por asesinato por cada una de las víctimas.

Lee: La policía neozelandesa confirma haber presentado cargos por asesinato

Uno de los presuntos atacantes documentó el episodio a través de un directo en Facebook, el cual fue eliminado de la red social.

Ahora euronews en español, también en WhatsApp y Messenger. Para más detalles, sigue este enlace.