Última hora

Última hora

Krispy Kreme donará 10 millones de euros debido a sus nexos familiares con nazis

Krispy Kreme. 30 de julio 2014.
Krispy Kreme. 30 de julio 2014. -
Derechos de autor
GoToVan -
Tamaño de texto Aa Aa

La segunda familia más rica de Alemania y cuya compañía de inversiones posee participaciones en algunas de las marcas más conocidas del mundo, como Krispy Kreme Doughnuts y Pret a Manger, donará 10 millones de euros a organizaciones benéficas.

Este anuncio llegó después de que se descubrieran pruebas que mostraban el apoyo de los antepasados de la familia Reimann a Adolf Hitler y al régimen nazi, según un informe del periódico sensacionalista alemán Bild, publicado este domingo 24 de marzo.

Peter Harf, portavoz y socio gerente del conglomerado JAB Holding Company de Reimann, confirmó al periódico que Albert Reinmann Sr. y su hijo Albert Reimann Jr. utilizaron a civiles rusos y prisioneros de guerra franceses como mano de obra forzada.

"Todo es correcto", le dijo Harf a Bild. "Reimann padre y Reimann hijo eran culpables. Los dos empresarios están muertos, pero su lugar hubiera sido la cárcel". El Padre y el hijo murieron en 1954 y 1984 respectivamente.

"Estos crímenes son asquerosos"

Los vínculos de la familia con el régimen nazi se revelaron previamente en un informe de 1978, pero la generación más joven decidió encargar a varios historiadores de la Universidad de Munich en 2014 tras leer documentos de la época nazi conservados por la familia.

Los expertos presentaron sus hallazgos a la familia hace varias semanas.

"Todos estábamos avergonzados y nos volvimos blancos como la pared. No hay nada que ocultar. Estos crímenes son asquerosos"
Peter Harf
Portavoz de JAB Holding Company

En su informe de cuatro páginas, Bild informó que los Reimanns habían donado a las Escuadras de Protección nazi (SS) paramilitares incluso antes de que Hitler llegara al poder y que documentos descubiertos en Alemania, Francia y los Estados Unidos revelaban que la empresa utilizó trabajadores forzados en su empresa química durante la Segunda Guerra Mundial.

Según el rotativo alemán, en 1943 se utilizaban al menos 175 trabajadores forzados, que representaban alrededor del 30% de la mano de obra.

En una carta de 1940, Reinmann Jr. se quejó con el alcalde de Ludwigshafen de que los prisioneros de guerra franceses no trabajaban lo suficiente.

El dúo padre e hijo fue investigado por las fuerzas aliadas después de la guerra e inicialmente se le prohibió continuar con sus actividades hasta que los estadounidenses revocaron el fallo.

Peter Harf dijo a Bild que la familia -con un valor estimado de 33.000 millones de euros- publicará el informe de los historiadores una vez que esté completo y donará 10 millones de euros a una organización benéfica que aún no se ha determinado.

"Toda la verdad debe ser puesta sobre la mesa", explicó.

Ahora euronews en español, también en WhatsApp y Messenger. Para más detalles, sigue este enlace.