Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

80 años del fin de la Guerra Civil, una herida aún abierta en la sociedad española

80 años del fin de la Guerra Civil, una herida aún abierta en la sociedad española
Tamaño de texto Aa Aa

"En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado."

Estas fueron las últimas palabras oficiales de la Guerra Civil española (1936-1939), y las primeras de una larga dictadura que se extendería 40 años. Leídas para una emisión radiofónica, el último parte del conflicto, firmado por Francisco Franco, ya llamado "generalísimo", dio comienzo a décadas de represión a enemigos políticos, de la moral y de la libertad. Decenas de miles acabaron asesinados en las cunetas, otros en el exilio en Francia o en América.

Tras la muerte del dictador, la llamada Transición fue nominalmente el cierre de esa contienda y esas heridas que dividieron a España en dos (o en tres según el célebre libro de Paul Preston). La realidad, más tozuda, sigue demostrando que ocho décadas después hay asuntos sin resolver.

Sin ir más lejos la decisión del presidente español Pedro Sánchez de ejecutar la exhumación de Franco del monumento funerario del Valle de los Caídos ha contado con la oposición de la derecha española, que considera este movimiento electoralista. Una cr´itica a la que, por otros motivos, también acude la izquierda. La fecha para realizar este traslado al cementerio del Pardo está fijada para el 10 de junio.

Aunque en la última década el Partido Popular, partido conservador fundado por un ministro de Franco, Manuel Fraga, ha conseguido con cierto éxito distanciarse del franquismo, alineándose con la corriente democristiana europea, la sombra de la dictadura no se ha desvanecido del todo, sobre todo con la aparición del partido de extrema derecha Vox, que ve con menos complejos, y a veces de manera revisionista, el pasado dictatorial.

Para muchas familias españolas la herida, más allá del debate ideológico y mítico, es muy real 80 años después. A pesar de la Ley de Memoria Histórica aprobada por el Gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero, decenas de miles de españoles no saben dónde están enterrados sus familiares desaparecidos (asesinados, ajusticiados, muertos en la contienda).

La cantidad de fosas comunes por todo el territorio nacional, listadas por el Ministerio del Interior español, es ingente. Muchas de ellas, en rojo y amarillo, han sido parcial o totalmente exhumadas, mientras que las señaladas en verde aún tienen a los muertos sin identificar mientras sus familias solamente esperan... y pelean.