Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

La eterna batalla por la soberanía de Gibraltar

La eterna batalla por la soberanía de Gibraltar
Tamaño de texto Aa Aa

Gibraltar español. El grito, o dicho, se ha repetido durante cientos de años en el país, aunque eso no lo convirtiera en cierto. La soberanía del Peñón pertenece desde hace más de 300 años a Reino Unido, y España no ha podido más que seguir intentándolo (muy al principio militarmente y más adelante por la vía diplomática) en busca de pequeños pasos que acabaran devolviéndole lo que considera suyo. El acuerdo alcanzado este miércoles en la Comisión de Libertades, Justicia e Interior del Parlamento europeo ha dado a España la victoria en una de las batallas de esta 'guerra'. Una victoria importante.

El Rey Católico, por sí y por sus herederos y sucesores, cede a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas
Artículo X del Tratado de Utrecht

Una disputa centenaria

Situado al sur de la Península Ibérica, un territorio de 6,8 kilómetros cuadrados y unos 30 mil habitantes, Gibraltar fue ocupada por tropas del Reino Unido el 4 de agosto de 1704, en plena guerra de sucesión española. El día 4 de agosto, almirante George Rooke izaba la bandera británica. Más adelante, el famoso Tratado de Utrecht que daba por concluída la contienda, oficializaba dicha conquista en su artículo 10: "El Rey Católico, por sí y por sus herederos y sucesores, cede a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas". Tanto Felipe V como Ana Estuardo firmaban lo escrito. Gibraltar dejaba de ser español.

Desde entonces, España ha tratado de recuperar lo perdido. En 1704, 1727 y 1782 por la fuerza. Sin éxito. Las tropas británicas eran más numerosas y Gibraltar se había convertido prácticamente en una fortaleza difícil de superar. A partir de entonces las tentativas serían diplomáticas.

La batalla diplomática

En 1960 el Gobierno español presenta el caso de Gibraltar ante el Comité de Descolonización de la ONU, que cataloga la situación de "contraria a la Carta de Naciones Unidas" y que insta a ambos países a resolver el asunto. En septiembre de 1967, Reino Unido opta por llevar a cabo un referéndum en el que el 99% de los gibraltareños votan por seguir bajo soberanía británica. Londres pasa después a llamar al Peñón "territorio británico de ultramar", aunque la ONU sigue considerándolo "colonia".

Los tira y afloja continúan durante décadas, con un nuevo referéndum (ilegal) en 2002 en el que los gibraltareños rechazan de pleno la opción de una soberanía compartida entre España y Reino Unido. Londres se aferra desde entonces al deseo de la población y parece tener ganada la partida. Hasta la llegada del Brexit.

Lee: El Brexit convierte a Gibraltar en una colonia británica

"Existe una controversia"

En medio del enorme caos que genera la salida de Reino Unido de la Unión Europea, España mueve ficha. Durante la negociación sobre el futuro reglamento de visados, Madrid exige incluir la eterna cuestión para poder firmar: "Gibraltar es una colonia de la Corona británica. Existe una controversia entre España y el Reino Unido sobre la soberanía sobre Gibraltar. Debe alcanzarse una solución sobre este territorio”, dice esta. Reino Unido se niega a abordar el asunto, pero por primera vez el resto de Estados miembros comienzan a ponerse del lado de España, más aún sabiendo que los días de Reino Unido dentro de la Unión Europea están contados.

Este miércoles, tras haber expulsado antes al irreductible Claude Morae, la Eurocámara aceptaba la conflictiva palabra. Gibraltar es colonia según Bruselas, y España gana su primera batalla en décadas. La guerra por la soberanía de Gibraltar, no obstante, aún está lejos de acabar.