Última hora

Última hora

Irán y EEUU, tensión máxima entre amenazas y sanciones

Irán y EEUU, tensión máxima entre amenazas y sanciones
Derechos de autor
REUTERS/Carlos Barria
Tamaño de texto Aa Aa

Al rojo vivo están las relaciones entre Estados Unidos e Irán después de los sucesos de este miércoles. Donald Trump anunció nuevas sanciones para estrangular económicamente y colocar contra las cuerdas a Teherán. Las nuevas sanciones de la administración Trump afectan a las exportaciones iraníes de hierro, acero, aluminio y cobre.

Washington movió ficha inmediatamente después de que Teherán anunciara que deja en suspenso la aplicación de parte de los compromisos que adquirió en el histórico acuerdo nuclear de 2015 y lanzara un envite a los países firmantes, en especial, los europeos: si en dos meses no levantan las restricciones a sus exportaciones de petróleo y a su sistema bancario, Irán retomará el enriquecimiento de uranio a niveles mayores y completará un reactor de agua pesada.

"El acuerdo nuclear aún está vigente -aseguró el presidente iraní, Hasán Rohaní-. Pero el acuerdo nuclear prevé, en los artículos 26 y 36, que si la otra parte lo viola, también podemos reducir nuestros compromisos a cualquier nivel. Hoy anunciamos una reducción, no una retirada".

Hace un año, el presidente estadounidense, Donald Trump, decidió salir del pacto nuclear con Irán y retomar las sanciones contra Teherán. Desde entonces, la tensión ha ido in crescendo. Esta misma semana, la Casa Blanca anunció el despliegue en Oriente Medio de un portaaviones para hacer frente a una supuesta amenaza iraní.

Desde Londres, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, ha acusado a Teherán de poner en peligro al mundo. "Han hecho declaraciones en las que amenazan con acciones para que el mundo salte", aseguró.

Junto a Pompeo, el ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, llamaba a la calma. "Instamos a los iraníes a que reflexionen largo y tendido antes de romper el acuerdo. No le interesa a nadie porque en el momento en que entren en la vía nuclear, sus vecinos también lo harán", advertía Hunt.

Rusia ha culpado a Estados Unidos de provocar la crisis, al tiempo que reclama a los países europeos que cumplan sus promesas con Irán.

"La situación que se ha creado por culpa de Estados Unidos dificulta en gran medida que se puedan cumplir los compromisos asumidos por las partes y, no lo esconderé, es un problema en general para la no proliferación nuclear", señaló el ministro ruso de Exteriores, Seguéi Lavrov.

Entretanto, la economía iraní se hunde, asfixiada por las sanciones sobre su sector petrolero. Este año el FMI prevé que se contraiga un 6 %, tras de la caída del 3,9 % del PIB registrada en 2018.