Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Cine de investigación en busca de la verdad

Cine de investigación en busca de la verdad
Tamaño de texto Aa Aa

El pequeño municipio de Riccione, en Rimini, fue este fin de semana el escenario de la quinta edición del Festival de los Premios DIG, centrado este año en los asuntos personales que entran en juego en el muy particular oficio del periodismo de investigación.

De eso sabe mucho Ibrahim Alshamaly, autor de Under the ground, uno de los proyectos en concurso. Este mismo sábado, su casa en Idlib fue bombardeada. Afortunadamente, tanto él como su familia están a salvo, pero el protagonista de su historia, presente en Riccione este fin de semana, denuncia el incomprensible silencio de los medios de comunicación mientras la guerra en Siria continúa:

"Lo cierto es que no hay periodista internacionales en esta zona de Siria, contando lo que pasa", denunciaba el doctor Abdullah Aldarwish. "No se les ha dejado entrar, ni desde Turquía ni desde el área controlada por el régimen. La gente que vive ahí sí cuenta lo que está pasando, a través de las redes sociales, pero nadie parece leer ni escuchar lo que dicen".

Un precio a pagar

Y es por eso, según cuenta la famosa escritora y activista Naomi Klein, que hay que invertir tanto en periodistas como en periodistas de investigación. Klein fue por primera vez presidente del jurado de esta competición:

"No vas a arriesgar tu vida por algo que te es indiferente, que no te importe de qué manera vaya a acabar", dice Klein. "Es decir, si vas a tomar los enormes riesgos que implica el periodismo en esta era, evidentemente eso va a acarrear algún coste personal, así que lo mejor es ser honesto con uno mismo al respecto".

A veces ese coste ni siquiera es una opción, como fue el caso de la familia de Daphne Caruana Galizia. Matthew, uno de los hijos de la periodista maltesa asesinada en octubre de 2017, fue uno de invitados especiales del Festival. Matthew sigue buscando justicia:

"El asesinato de mi madre nos hizo imposible elegir otra vida, aunque hubieramos querido. Así que, como mi padre suele decir a la gente que pregunta, simplemente no tenemos otra opción", lamenta Mattew.

Como cada año, el Festival concluyó con la entrega de sus seis premios, el más prestigioso de ellos el largo de investigación, que fue a parar a Myanmar's Killing Fields, de Evans Williams. El premio Pitch, que entrega 15.000 euros para financiar un futuro proyecto, fue a parar a Iraq sin ríos, de Silvia Boccardi, Sara Manisera, Arianna Pagani y Francesca Tosarelli. Con su triunfo en el Festival, estas cuatro mujeres podrán seguir volcando sus vidas en contarle al mundo lo que de verdad pasa.