Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Las urnas confirman hoy en Dinamarca si se produce un vuelco hacia la izquierda

Las urnas confirman hoy en Dinamarca si se produce un vuelco hacia la izquierda
Tamaño de texto Aa Aa

Arranca la jornada electoral en Dinamarca, que celebra unos comicios generales que podrían devolver el poder a la oposición de izquierda. Al menos así lo auguran las encuentas que, además de situar al Partido Socialdemócrata cerca del 30% de los votos, prevén un severo bofetón del electorado al xenófobo partido popular, la segunda fuerza del país y el árbitro de la política danesa en las últimas dos décadas. En las pasadas elecciones europeas, obtuvo un 11% de apoyos, 15 puntos menos que en la anterior cita electoral, y todo apunta a que podría repetir este resultado.

Por otro lado, tan segura parece la victoria de la oposición que el propio primer ministro, el liberal Lars Løkke Rasmussen, aseguró el martes que su primera prioridad ya no es intentar gobernar con sus socios, sino un ejecutivo de centro con las principales fuerzas políticas.

Rasmussen, cuyo partido podría recuperar la segunda posición perdida en 2015 ante el DF, pretende aislar así a los "extremismos", apuntando a dos nuevas formaciones xenófobas con posibilidades de entrar en el Parlamento y a los excomunistas.

Pero esa posibilidad, que ya había sugerido al comienzo de la campaña, ha sido rechazada por Frederiksen, cuya idea es gobernar en minoría en solitario, pactando la política de extranjería con la derecha, como ha hecho la pasada legislatura, y los temas sociales y económicos con sus aliados en el bloque opositor.

Pese a los intentos del bloque gubernamental de poner en duda su credibilidad por la línea más aperturista en inmigración del resto de fuerzas del centroizquierda y las presiones de sus aliados, Frederiksen -que a sus 41 años se convertiría en la primera ministra danesa más joven- ha reiterado que no habrá cambios sensibles.

A pesar de las buenas cifras macroeconómicas obtenidas por Dinamarca durante el mandato de Rasmussen, a este le han perjudicado las divisiones internas en el bloque gubernamental en política fiscal entre ultraliberales y el Partido Popular.

El DF ha sostenido los ejecutivos liberal-conservadores desde 2001 y ha transformado la discusión sobre inmigración y asilo, arrastrando a toda la derecha y a parte de la izquierda.

Un escándalo sobre el uso fraudulento de ayudas de Bruselas aún no resuelto, la aceptación de sus ideas por la mayoría de partidos, sus coqueteos con los socialdemócratas y su negativa a entrar en el anterior gobierno pese a ser la segunda fuerza en el Parlamento han provocado una caída continua en los sondeos en los últimos tiempos.

El primer varapalo llegó en las últimas elecciones europeas, donde cayó del 26,6 al 11 % y del primer puesto al cuarto, y los sondeos para los comicios generales apuntan a una caída similar.

La campaña danesa ha estado dominada por cuestiones clásicas como la inmigración y el sistema de bienestar por delante de los temas relacionados con el cambio climático.

Con EFE