Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Los turistas invaden Chernóbil tras la emisión de la serie

Los turistas invaden Chernóbil tras la emisión de la serie
Derechos de autor
REUTERS/Valentyn Ogirenko
Tamaño de texto Aa Aa

Y la tragedia dio paso a una atracción turística. Hace más de 30 años, el 26 de abril de 1986, tuvo lugar el peor accidente nuclear conocido en la historia. La central de Chernóbil sufrió varias explosiones en su reactor expulsando gran cantidad de radiación a la atmósfera. Ahora, la emisión de una miniserie en una conocida cadena estadounidense ha hecho que las visitas turísticas a la ciudad fantasma de Prypyat, la más cercana a la central, aumenten en un 30%... "Chernóbil es, por un lado, un lugar aleccionador. Pero, por otro lado, se trata de un lugar hermoso. Puedes sentir que estás muy tranquilo aquí, puedes sentir la atmósfera", explica una guía turística.

Una atmósfera que puede sentirse en una visita guiada en inglés que llega a costar cerca de cien euros por visitante. 50.000 personas vivían en Prypyat, la gran mayoría trabajaban en la planta. Ahora de aquella ciudad solo quedan edificios que evocan tiempos mejores y que, en muchos casos, conservan gran cantidad de radiación. El peligro para el visitante es mínimo, y muchos están dispuestos a afrontarlo....

"Bueno, ya sabes, la radiación siempre está detrás, pero tenía tantas ganas de ver todo esto que era un riesgo que estaba dispuesto a correr. Mi mamá en casa probablemente no piense así, pero para mí era un riesgo que estaba dispuesto a asumir".

Miles de personas fueron evacuadas y 31 murieron dejando la ciudad convertida en un escenario post apocalíptico. La Organización Mundial de la Salud estima que 9000 personas murieron posteriormente de cánceres relacionados con la catástrofe, aunque algunas ONG hablan de cientos de miles. En 2016, el reactor se cubrió con una estructura metálica de más de cien metros financiada por varios países.

Lee | Los niños de Chernóbil