Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

La fusión fallida entre Fiat Chrysler y Renault hunde a la marca francesa en la Bolsa

La fusión fallida entre Fiat Chrysler y Renault hunde a la marca francesa en la Bolsa
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La fallida fusión entre Fiat Chrysler y Renault se hizo notar este jueves de manera muy negativa en los mercados, especialmente para la compañía francesa. Las acciones de Renault se desplomaron un 6,4% en la Bolsa de París, empujadas por el anuncio de Fiat Chrysler (FCA) de la retirada de su oferta de fusión.

"Estamos abiertos a cualquier perspectiva de consolidación industrial", decía el ministro de Economía Bruno le Maire. "Pero con la serenidad necesaria, sin prisa, para asegurar los intereses de Renault y para asegurar los intereses de Francia".

FCA, harta de esperar

Esos "condicionantes políticos", como los ha definido FCA, han sido los que han llevado a este grupo a retirar la oferta. Según el Gobierno francés, poseedor del 15% de Renault, la clave ha estado en el socio de este, Nissan, que no ha llegado a "apoyar explícitamente" la operación.

"Una cosa es segura", cuenta a Euronews el periodista económico Paolo Griseri: "La FCA ya no se sentará a la mesa con Renault. Renault ha demostrado su necesidad de entrar en el mercado americano y FCA ha hecho a su vez un esfuerzo para intentar entrar en el mercado asiático, del que no forma parte, lo cual ha sido uno de los principales problemas del grupo hasta ahora".

"Es decir", aclara Griseri, "que cada empresa ha mostrado sus puntos débiles. Por encima de todo, vamos hacia un mundo en el que vender entre cuatro y cinco millones de coches (como hacen Renault y FCA) ya no es suficiente para tener el futuro garantizado. En mi opinión, el socio más natural para Fiat Chrysler siempre ha sido la empresa General Motors".

La fusión entre los dos gigantes del mundo del automóvil, acordada al 50%, estaba valorada en más de 30.000 millones de euros. De haber salido adelante, habría cotizado no solo en París sino también en Milán y Nueva York. El nuevo grupo hubiera vendido cerca de nueve millones de vehículos al año.