Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Francia declara la guerra al rancho militar

Francia declara la guerra al rancho militar
Tamaño de texto Aa Aa

A veces lo más difícil para un militar no es ni el adiestramiento ni siquiera el combate, sino tener que engullir cada día las sardinas en lata y las alubias del rancho del cuartel. Toda una maldición culinaria a la que ha declarado la guerra el Ejército francés.

La primera línea de combate la componen ocho chefs militares. Su misión: crear en condiciones similares a las del frente platos dignos de un restaurante con estrellas Michelin.

Cuatro horas, ingredientes de cuartel y siete euros para crear un plato gourmet

El lugar elegido ha sido el instituto Paul Bocusse, creado por el famoso cocinero francés en la localidad de Ecully, cerca de Lyon. Aquí, los ocho chefs militares y sus cuadrillas han tenido cuatro horas para crear un plato gourmet, con muy pocos ingredientes y un precio máximo de 7,62 euros.

"Con ese presupuesto es complicado y la elección de productos es muy limitada. Y luego está el tiempo, nos batimos contra el tiempo, es lo más duro", explica el chef Stéphane Morvan.

En esas condiciones, el éxito de la misión depende, sobre todo, de la creatividad y el talento desplegados en los fogones. Aunque también hace falta una buena dosis de valor, para trabajar mientras el general Beckrich les observa con una mirada de acero capaz de cortar la mayonesa.

Las temidas latas del rancho militar

La gastronomía como factor esencial para la moral de la tropa

Se valora la precisión y el cumplimiento de las órdenes, pero la diferencia la marcan las papilas gustativas.

"Al Ejército se le impone un respeto de la materia prima disponible porque puede variar dependiendo del lugar en el mundo en el que se encuentren. Y luego está el aspecto gustativo, la cocción, los condimentos", explica Stacy Cez, elegido Mejor Obrero de Francia en charcutería.

No es una cuestión baladí. Para el general Thierry Beckrich, la victoria pasa por el estómago del militar, en especial, si este es francés. "La relación entre los franceses y la gastronomía es muy estrecha -asegura- y entre el soldado francés y la gastronomía, todavía más estrecha porque es un factor que influye realmente en la moral de la tropa".