Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Rusia pone el ojo en los Balcanes

Rusia pone el ojo en los Balcanes
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Moscú ha intentado en los últimos años ampliar su esfera de influencia en los Balcanes Occidentales al ver que la Unión Europea tiene interés en fortalecer sus relaciones con la región.

Tibor Ördögh, profesor adjunto de la Universidad Nacional de Servicio Público, dice sin embargo que los intentos de Rusia han fracasado en algunos países. "Rusia también ha intensificado sus actividades al darse cuenta del fortalecimiento de las relaciones occidentales. Una prueba de ello es el intento de golpe de Estado en Montenegro durante el período de ingreso en la OTAN. Este año, en Kosovo, la parte rusa ha realizado detenciones, lo que también contribuye a este objetivo. En Macedonia están perdiendo terreno desde que Gruevski se fue y su partido se ha debilitado. No tienen esos puentes que tenían antes."

Otro país que ha mostrado actividad política en los Balcanes Occidentales es Hungría. No sólo las reuniones bilaterales lo demuestran, sino también un escándalo. Nikola Gruevski, que fue condenado a prisión en Macedonia por cargos de corrupción, recibió asilo tras huir a Hungría el año pasado, con la ayuda de diplomáticos húngaros. El Tribunal Metropolitano de Budapest denegó la semana pasada la extradición a Skopje del ex Primer Ministro macedonio.

El primer ministro macedonio Zoran Zaev pidió hace un año al gobierno húngaro que respetara las normas internacionales. "¿Qué clase de ejemplo daríamos los candidatos a entrar en la UE, si uno de nuestros miembros fuera lugar de asilo para criminales?", se preguntó.

El ministro de exteriores de Hungría subrayó la semana pasada en Skopje que la integración de Macedonia del Norte y de otros países de la región redunda en beneficio de toda Europa.

Por su parte, Viktor Orbán recibió al presidente de la parte serbia de Bosnia-Herzegovina. Es una figura prominente del nacionalismo serbio y considerado en Occidente un aliado cercano de Vladimir Putin.