Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Operación seducción de la candidata Ursula von der Leyen

 REUTERS/Vincent Kessler/File Photo
REUTERS/Vincent Kessler/File Photo
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La mujer del momento en Bruselas es Ursula von der Leyen, la candidata a presidir la Comisión Europea.

Este miércoles ha recorrido la Eurocámara, sin tiempo para responder a las preguntas de Euronews.

Su prioridad era hablar con los diferentes grupos políticos para convencerlos de que la voten la próxima semana.

Por la mañana se ha reunido con los socialdemócratas. Y no todos parecían impresionados con sus promesas.

"El problema está en las cuestiones clave: el estado de derecho, que era la cartera de Frans Timmermans, nuestro candidato, quien precisamente fue rechazado por su trabajo en Hungría y Polonia. Cuando le hemos preguntado sobre esto, sus respuestas han sido poco profundas", explica Claude Moraes, eurodiputado británico del grupo socialdemócrata.

A continuación, se ha encontrado con los liberales, que parecen más propicios a votarla. Pero el grupo exige más compromiso en materia de cambio climático y de igualdad de género. Además aspira a una cartera de responsabilidad en la próxima Comisión.

"Nuestro voto aún no se puede dar por sentado", ha dicho Dacian Ciolos, líder del grupo liberal. "Quiero ser muy claro. Hoy hemos tenido mensajes muy positivos relacionados con estos temas, pero de cara a la próxima semana en el Parlamento necesitamos compromisos muy claros".

Para conseguir los 376 que le darían la mayoría absoluta, necesitará el apoyo de los Verdes, que expresan explícitamente sus dudas.

"Si hablamos del sistema que ha llevado a su nominación. ¿Qué tiene que ver con los ciudadanos? Nadie la conocía. No viene de las insituciones europeas o de un proceso electoral. Y esto socava nuestro compromiso con la democracia. Para nosotros es importante estar cerca de los ciudadanos", afirma la eurodiputada británica Molly Scott Cato.

Todavía más enfadados están los eurodiputados de la Izquierda Unitaria, con los que ni tan siquiera ha tratado de reunirse. Un gesto que interpretan así:

"Creo que muestra su total rechazo a los problemas más importantes que debemos afrontar en este momento y que están en el centro de las políticas de la izquierda europea: los problemas de los migrantes, del cambio climático y de estar ahí para la gente", dice la portuguesa Marisa Matias.

Y tras el torbellino de reuniones, Ursula von der Leyen ha hecho finalmente unas declaraciones públicas para explicar su visión de la Unión Europea.

"Lo que Europa puede proporcionar son respuestas: puede proporcionar puestos de trabajo, perspectivas, estabilidad y seguridad", ha dicho. "Lo importante de cara a los próximos cinco años es tener una Europa fuerte y unida, que asuma su papel en nuestro mundo".

Habrá que esperar al voto del próximo miércoles para saber si ha convencido y si sus argumentos se transforman en los votos que necesita para convertirse la primera presidenta de la Comisión Europea.

Pero por el momento nada garantiza que haya ganado la partida.