Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Desastre diplomático, eurófobo o aceituna reencarnada: quién es Boris Johnson, el nuevo 'premier'

Boris Johnson durante la Conferencia del Partido Conservador en Birmingham, 2014.
Boris Johnson durante la Conferencia del Partido Conservador en Birmingham, 2014.
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Boris Johnson está a días de ser coronado como nuevo líder del partido conservador británico y de convertirse en Primer Ministro, en el momento más crítico de los tiempos modernos.

El conservador, de 55 años, ha vencido al secretario de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, en la última votación para elegir al sustituto de Theresa May.

"Mis posibilidades de ser Primer Ministro son las mismas que las de encontrar a Elvis en Marte, o las de reencarnarme en una aceituna", dijo en una ocasión.

¿Quién es Alexander Boris de Pfeffel Johnson y qué puede esperar Europa de Gran Bretaña bajo su liderazgo?

Última esperanza

Para los europeos desconcertados por el ascenso de Johnson al poder a pesar de sus bien conocidos defectos, vale la pena recordar que esta disputa está siendo resuelta por 160.000 miembros pagados del partido conservador en el poder.

Los miembros están más a la derecha y son considerablemente más antieuropeos, que la base electoral del partido. Un estudio reciente reveló que el 70% de los miembros conservadores son hombres, la mitad tienen más de 55 años y el 97% son blancos.

Para este grupo demográfico, la complejidad, cada vez mayor, del Brexit no ha dado lugar a un replanteamiento. Por el contrario, ha reforzado su opinión de que el divorcio de la Unión Europea debe producirse pase lo que pase.

Las largas negociaciones de Theresa May han convertido al Brexit en un asunto de carácter existencial para los conservadores. El nuevo Partido del Brexit, dirigido por Nigel Farage, irrumpió en las elecciones europeas de junio y, incluso después de la catarsis producida por la lacrimógena dimisión de May, sigue estando solo unos pocos puntos por detrás de los conservadores en las últimas encuestas. La voluntad de Johnson de perseguir un Brexit sin acuerdo y abandonar la UE el 31 de octubre "pase lo que pase" significa que muchos miembros lo ven como el líder con mayor probabilidad de salvar a su partido de una catástrofe en cualquier elección futura.

Boris Johnson, sostiene una empanada de Cornualles durante el lanzamiento de la campaña de autobuses Vote Leave, en Truro, Gran Bretaña, el 11 de mayo de 2016.Reuters

Estrategia para el Brexit

Johnson dice que su método para cumplir en cuestión de semanas lo que su predecesora no logró en tres años es su disposición a considerar un Brexit sin acuerdo.

Los intentos de May por evitar un Brexit sin acuerdo habrían permitido a la Unión Europea ofrecer un acuerdo menos favorable para el Reino Unido, dijo en el inicio de su campaña.

"Sólo si tenemos las agallas y el coraje para prepararnos para el no acuerdo, llevaremos cualquier propuesta a Bruselas y conseguiremos el acuerdo que necesitamos", dijo Johnson.

Describió a Gran Bretaña como "la superpotencia de poder blando" y afirmó que "la claridad y el coraje" permitirían alcanzar Brexit.

Sin embargo, los líderes de la UE han dejado claro que no habrá más negociaciones.

El acuerdo de retirada de mayo, rechazado tres veces por el parlamento británico, está muerto según Johnson.

"Tenemos que realizar el Brexit y tenemos que hacerlo antes del 31 de octubre y salir de la UE, y eso, créanme, será un gran alivio para la política en todo el Reino Unido".

Boris Johnson piensa que Gran Bretaña podrá comerciar sin aranceles con la UE en caso de que no se produzca un acuerdo, ya que una cláusula del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio -el apartado 5B del artículo 24- permite la creación de zonas de libre comercio temporales de mutuo acuerdo.

Sin embargo, en una entrevista con la BBC se le pidió que explicara cómo sortearía otra cláusula -el párrafo 5C- según la cual todo acuerdo temporal debe incluir un calendario para un acuerdo permanente.

"¿Cómo manejarías el párrafo 5C?" inquirió el periodista.

"Confiaría plenamente en el párrafo 5B", contestó.

"¿Sabes lo que hay en el 5C?", preguntó el entrevistador.

"No", afirmó.

Mitólogo europeo

Antes de la política, Johnson tuvo una breve carrera como periodista en la que se dio a conocer por historias que eran entretenidas pero no especialmente precisas.

Fue despedido por The Times en 1988 por inventar una cita, y en 1989 consiguió un trabajo como corresponsal en Bruselas en el euroescéptico Daily Telegraph. En este puesto, perfeccionó lo que un antiguo colega de Johnson describe como el "Euromito": historias de burocracia de la UE que "contenían un pequeño elemento de verdad al principio, pero que se magnificaron tanto que cuando llegaban al lector eran falsas".

Las historias exageradas de la burocracia de la UE se convirtieron en un género por derecho propio, para deleite de la entonces Primera Ministra Margaret Thatcher, la líder británica más euroescéptica de los tiempos modernos

Aquella fue la preparación ideal para su papel decisivo en la campaña a favor de Brexit, en el referéndum de 2016, en el que recorrió el país en un autobús que prometía "350 millones de libras esterlinas más cada semana para la sanidad pública" si Gran Bretaña abandonaba la Unión Europea, unas afirmaciones que resultaron ser falsas.

Boris Johnson, candidato al liderazgo del Partido Conservador de Gran Bretaña, asiste a un evento en Maidstone, Gran Bretaña, el 11 de julio de 2019.Reuters

Antecedentes en política

La campaña de Johnson se basa en gran medida en sus dos mandatos como alcalde de Londres, citando su historial de reducción de la tasa de asesinatos, la creación de puestos de trabajo y los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Sin embargo, también pasa por alto proyectos que resultaron ser un fracaso, como un teleférico poco utilizado, un costoso y problemático New Bus para Londres y los 43 millones de libras esterlinas que se malgastaron en planes fallidos para la construcción de un "puente jardín" sobre el río Támesis, cubierto con árboles y plantas.

Su tiempo en el parlamento, a ambos lados de su estancia como alcalde de Londres, fue menos fructífero. Se convirtió en el diputado conservador de Henley en 2001, a pesar de que aún ocupaba el cargo de editor del semanario de derechas The Spectator, hasta que fue despedido en noviembre de 2004..

Después de regresar a Westminster en 2016, sus dos años como ministro de Asuntos Exteriores estuvieron plagados de errores. Se le grabó diciendo que una ciudad libia podría convertirse en un centro turístico una vez que las autoridades "retiraran los cadáveres", y empeoró la difícil situación de una mujer británico-iraní detenida en Teherán al repetir una acusación iraní incorrecta de que era periodista.

Después de regresar a Westminster en 2016, sus dos años como ministro de Asuntos Exteriores estuvieron plagados de errores. Se le grabó diciendo que una ciudad libia podría convertirse en un centro turístico una vez que las autoridades "retiraran los cadáveres", y empeoró la difícil situación de una mujer británico-iraní detenida en Teherán al repetir una acusación iraní incorrecta de que era periodista.

Optimismo

Es poco probable que los seguidores de Johnson vean su indiferencia -al más estilo Trump- por las reglas como un defecto, ni tampoco verán su integridad personal como un asunto más importante que asegurar la salida de Gran Bretaña de la UE.

Cuando Hunt lo acusó de "vender optimismo" en lugar de una solución detallada o viable para Brexit, Johnson replicó: "Creo que este país necesita un poco de optimismo, francamente."

Johnson ve el optimismo y la confianza como estrategias en sí mismas. El politólogo Tim Bale dijo que sería un error ver a Johnson como el "showman" y alcalde de Londres de antaño, en lugar del populista influenciado por Steve Bannon y Trump en el que se ha convertido desde entonces.

La implacable ambición de Johnson y su ilimitada confianza -escribió una biografía "defectuosa pero fascinante" de Winston Churchill- podría ser el ingrediente que faltaba en la estrategia Brexit de Gran Bretaña.

"Johnson tiene un gran atractivo en la calle, sin duda alguna", dijo Ed Costelloe, miembro del partido durante más de 50 años y presidente del grupo tradicionalista Grassroots Conservatives.

"Johnson podría hacer el ridículo, pero también recuerdo a personajes como Ronald Reagan", dijo Costelloe. "(Reagan) era perezoso y no particularmente intelectual, pero se aseguró de rodearse de gente que sabía lo que hacía. Y pasó a la historia como un buen presidente", concluye.