Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

La huella de Boris Johnson en la sala de prensa de Bruselas

La huella de Boris Johnson en la sala de prensa de Bruselas
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Boris Johnson conoce Bruselas mejor de lo que cabe pensar. No sólo porque su padre ocupó puestos de responsabilidad en las instituciones europeas, también porque trabajó durante cinco años como corresponsal para el Daily Telegraph, un periodico conservador británico. Era a principios de los noventa y no tardó en hacerse notar.

Hemos hablado con algunos de los periodistas que compartieron sala de prensa con Boris Johson. Para Quentin Dickisnson, uno de los decanos de la prensa francesa, el rigor no fue siempre su prioridad. "En esta profesión, uno debe ser serio, por supuesto que se puede tener sentido del humor, la ironía no está prohibida. Pero hay que respetar los hechos", explica el que fuera corresponsal para Radio France International. "En el trabajo de Boris Johson había mucha opinión que apenas si se basaba en hechos. Y esto no ha cambiado con su llegada a la política".

Dickinson considera, además, que ha servido de inspiración a toda una generación. "Fue el primero en recurrir a este tipo de periodismo y hoy en día muchos periodistas británicos trabajan sobre el mismo modelo: interpretan los hechos que ocurren aqui en función de la línea editorial de su periódico".

Sus intervenciones en la sala de prensa no pasaban desapercibidas. Jugaba con la ironía y con la provocación. Algo que recuerda bien el hombre que tuvo que lidiar con sus preguntas. Por aquel entonces, Bruno Dethomas era el portavoz de la Comisión Europea y todavía le recuerda, por su estilo personal, pero también por su forma de hacer periodismo. "Recuerdo que Boris Johnson llegó con su mechón de pelo rubio rebelde, con su descaro, con su inteligencia, con su encanto, con su humor y con su gusto por la manipulación".

Justo enfrente de la Comisión Europea hay un pub donde se reunían los corresponsales británicos. Su dueño es un ex periodista del Daily Mirror. Ahora recuerda la tensión que generaban las historias de Boris Johson.

"Mi impresión es que era un periodista sensacionalista trabajando para un periódico serio",afirma Denis Newson. "A menudo se enfrentaba con la gente que trabajaba para The Guardian. Hacía preguntas diferentes y había bastante rivalidad. Pero no recuerdo que Boris fuera especialmente anti-europeista en aquella época".

Pero sin duda contribuyó a forjar un estilo de periodismo en el que la Unión Europea aparecía como una amenaza para la soberanía británica. Un primer paso en su camino hacia el Brexit.