Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Vivimos desde dentro la represión de la manifestación en Moscú

Vivimos desde dentro la represión de la manifestación en Moscú
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Dimitri Gudkov es uno de los candidatos independientes que a los que no se permite presentarse a las próximas elecciones locales. La semana pasada su casa fue asaltada. Le confiscaron, entre otras cosas, un disco duro.

El viernes pasado, Dimitri acudió a declarar. Camino a la sede del comité de investigación, nos explicaba: "Este es el tercer interrogatorio. El responsable me ha prometido una sorpresa".

Antes de entrar en el edificio, el opositor volvió a dirigirse a la prensa. "Nada de esto tiene que ver con las elecciones al Consejo Municipal de Moscú, ni con los escaños en el Parlamento, eso no es lo más importante. De lo que se trata es de saber si es posible participar hoy, legalmente, en la política rusa".

Veinticuatro horas después, Gudkov fue uno de los más de 1300 detenidos en la manifestación del sábado en Moscú. Muchos de ellos aún siguen retenidos. La Policía cargó con porras. Varias heridos tuvieron que ser trasladados al hospital.

Advertían por megafonía de que la reunión era ilegal

Por megafonía, los agentes avisaban de que la reunión era ilegal y que la seguridad de los manifestantes estaba en peligro, pero la mayoría no se movió. Algunos incluso plantaron cara a los agentes con los brazos en alto.

"Estoy aquí porque estoy cansada de la injusticia en mi país y realmente quiero cambiar algo", explica una joven.

"Queremos proteger nuestro derecho a ser candidatos y a elegir a nuestros candidatos. Y esa gente interfiere en nuestro derecho a elegir", afirma Nadezda Tolokonikova, miembro de las famosas Pussy Riot.

Al atardecer, la Policía rodeó la plaza y empezó a sacar manifestantes al azar

Al atardecer, las fuerzas del orden habían rodeado la plaza de Trubnaya, donde se reunían los manifestantes. No permitían salir a nadie.

La Policía empezó a sacar de la plaza personas al azar. Algunos se los llevaban por la fuerza. Uno de ellos gritaba: "Amigos, tendremos nuestra libertad y nuestra verdad".

Una nueva manifestación, prohibida igualmente por las autoridades, ha sido convocada para el próximo sábado.