Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Indignación y más detenciones en Moscú tras el posible envenenamiento del opositor Navalny

Indignación y más detenciones en Moscú tras el posible envenenamiento del opositor Navalny
Derechos de autor
Reuters
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Indignación y más detenciones en Moscú tras el posible envenenamiento del líder opositor ruso Alexei Navalny, quien fue hospitalizado el domingo tras sufrir una reacción alérgica aguda mientras estaba en la cárcel, donde ha regresado al día siguiente. Las fuerzas del orden detuvieron la noche previa a una veintena de personas, varias de ellas periodistas, que se habían congregrado frente al hospital en el que estaba siendo atendido tras sufrir una hinchazón severa de la cara y un enrojecimiento de la piel.

Abogado y bloguero de 43 años, Navalny es considerado el azote de la corrupción en Rusia, así como el mayor opositor a Vladímir Putin. Estaba cumpliendo una pena de 30 días de cárcel por haber convocado sin permiso una manifestación para protestar contra la exclusión de varios candidatos opositores para las elecciones municipales a la Duma de Moscú previstas para septiembre.

Aunque no se ha hecho público el parte médico, un doctora que le trató en el pasado y que ha podido verle en el hospital ha escrito en su cuenta de Facebook que el líder opositor podría haber sido envenenado. Los síntomas de lo que vio se corresponden con una posible "dermatitis y conjuntivitis queratósica tóxicas agudas".

Su abogada ha añadido que Navalny no tenía alergias conocidas antes de su encarcelamiento. En la manifestación del sábado en Moscú hubo más de mil detenidos, entre ellos Navalny, quien ha sido encarcelado en numerosas ocasiones por motivos similares y ha recibido el respaldo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La oftalmóloga de Navalni

La oftalmóloga de Alexéi Navalny, Anastasía Vasílieva, ha denunciado en su blog personal que el líder de la oposición extraparlamentaria rusa no recibe la atención médica adecuada y que su estado es producto de "sustancias químicas no determinadas".

En su blog, Vasílieva indicó que la administración del hospital Pirogov de Mosvú no le ha permitido examinar Navalni. "Alexéi nunca ha padecido alergias", ha subrayado la doctora, que consiguió hablar con su paciente a través de la puerta y que, a juzgar por lo que le contó, sus síntomas corresponden a una "dermatitis y conjuntivitis queratósica tóxicas agudas".

Las autoridades han decidido enviarle de vuelta a la cárcel a pesar de la opinión de sus médicos que hablan de una "decisión muy peligrosa".

Sin embargo la médico Elena Sibikina, que le ha tratado en esta ocasión asegura que "no está probado" que le hayan envenenado y que su vida no está en peligro.

Agredido en 2017

En 2017, Navalni estuvo a punto de perder un ojo después de ser atacado con un desinfectante mezclado con una sustancia tóxica, que le provocó una grave lesión en la córnea del ojo derecho.

"Como médica que trató la gravísima quemadura que sufrió Alexei en el ojo hace dos años, puedo afirmar con seguridad que en 2017 y ahora (su estado) es resultado de la acción destructiva de sustancias químicas no determinadas", subrayó Vasílieva.

Añadió que al frente del hospital en el que fue ingresado Navalni se encuentra una doctora que es diputada de la asamblea legislativa de Moscú por Rusia Unida, el partido del Kremlin, y que "controla cada paso del tratamiento".

Según Vasílieva, el ingreso del líder opositor en ese hospital, así como la negativa a que sea examinado por los médicos que le tratan, "persigue por lo visto que nadie se entere de las causas de la 'enfermedad' de Alexéi Navalni",

El líder opositor fue detenido el pasado día 24 y cumple un arresto de 30 días por llamamientos a participar en la manifestación de este sábado ante el Ayuntamiento de Moscú, en la que fueron detenidas más de mil personas.

Rusia ha sido escenario de varios sonados casos de envenenamiento de exespías opositores. El último, el del exespía Serguéi Srkipal con un agente nervioso y uno de los más cñelebres, el del también exespía Alexander Litvinenko en el año 2006.