Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los rumanos protestan contra la corrupción sistemática del Gobierno

Los rumanos protestan contra la corrupción sistemática del Gobierno
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Más de 25.000 rumanos salieron a las calles de la capital en el primer aniversario de una protesta violenta que se saldó el verano pasado con varios muertos tras una fuerte represión policial.

Los manifestantes se congregaron frente a la sede del Ejecutivo y expresaron su rechazo a la corrupción y el clientelismo que le recriminan al PSD.

El reciente secuestro y asesinato de una adolescente ha sido la gota que ha colmado el vaso:

"Solo queremos volver a la normalidad, que la ley se cumpla para todos, que haya respeto, de lo contrario todo será un caos. No podemos funcionar así así que queremos un cambio", clama una rumana que viene desde Noruega, donde tiene fijada su residencia.

"Rumania está viviendo un momento de renacimiento. En los últimos 5 años creo que la gente ha empezado a unirse para para poner las cosas en su lugar", relata Mircea Toma, presidente de la ONG Active Watch.

A la protesta masiva en Bucarés llegaron rumanos que viven o trabajan en el extranjero y que han planeado sus vacaciones de verano de vuelta a casa en estas fechas para acudir a la misma.

Algunos participantes habían colocado en el centro de la plaza de la Victoria, donde se encuentra la sede del Gobierno, un pequeño altar improvisado para homenajear a la menor y otras "víctimas de la corrupción".

Junto a la fotografía de la adolescente había también referencias a la tragedia del Colectiv, una discoteca de la capital en cuyo incendio murieron 64 personas en octubre de 2015.

Las deficiencias de seguridad en el establecimiento, habituales en los locales nocturnos y otros negocios abiertos al público en Rumanía, se convirtieron en un símbolo de la corrupción y la falta de eficacia de la administración y acabaron precipitando la caída del Gobierno del PSD de entonces.

Representadas en el altar estaban también los heridos en la manifestación contra el Gobierno celebrada el 10 de agosto del año pasado.

Aquella protesta había sido organizada por asociaciones de la diáspora para rechazar la agenda de reformas judiciales con que el actual Gobierno del PSD trató de reducir las penas y los plazos de prescripción para delitos de corrupción que afectaban a algunos de sus líderes.

La contundente respuesta de la Gendarmería a los intentos de entrar por la fuerza en el Gobierno de un grupo de manifestantes dejó más de 400 heridos de diversa consideración y le valió fuertes críticas al Ejecutivo socialdemócrata.