Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Rafael Nadal gana su cuarto Abierto de EEUU al vencer a Daniil Medvedev

Rafael Nadal gana su cuarto Abierto de EEUU al vencer a Daniil Medvedev
Derechos de autor
Robert Deutsch-USA TODAY Sports
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

A Rafael Nadal el triunfo en Nueva York le ha sabido a gloria. El tenista español ha ganado su cuarto Abierto de Estados Unidos en una dura batalla de casi cinco horas contra el ruso Danii Medvedev. Nadal suma así 19 títulos de Grand Slam, situándose a un solo Grande de igualar al suizo Roger Federer y embolsándose su segundo título de Gran Slam de la temporada.

Nadal, a sus 33 años, sufrió mucho para imponerse en cinco sets al ruso, diez años más joven, pero demostró una vez más que las nuevas generaciones del tenis aún no le hacen sombra, y dio una nueva muestra de la magia única que impregna su espíritu de no darse nunca por vencido.

Lo hizo con un tenis de lucha permanente, peleando por cada tanto ante un rival, que a sus 23 años, llega decidido a ocupar el puesto de uno de los Big 3 que ahora dominan el tenis mundial como son el propio Nadal, el serbio Novak Dojokivc, número uno del mundo, y el suizo Roger Federer, tercero.

Precisamente a Federer es a quien más se le compara el tenis que despliega Medevev, un jugador que cuando corrija y mejore algunos de sus aspectos será imbatible en un futuro inmediato.

Pero en Flushing Meadows tuvo que ceder y quedarse sin su primer título de Grand Slam porque Nadal defendió como nunca el legado de los Big 3, todos ellos combinados para 55 títulos de Grand Slam.

Nadal, que se convirtió en el segundo tenista de mayor edad en alcanzar la final del Abierto desde que en la del 2015 la jugó Federer con 34 años, se enfrentó a Medvedev, el más joven desde que Djokovic la jugó con 23 en el 2010, cuando el tenista serbio tuvo la misma suerte perdedora frente al campeón español.

Medvedev, número cinco del ranking mundial llegó a poner al mallorquín contra las cuerdas. Al final, 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4 en cuatro horas y cincuenta y un minutos. Tras este triunfo, Nadal se queda a sólo 640 puntos del número 1 de la ATP, Novak Djokovic.

El triunfo de Nadal en el Abierto deja a los Big 3 con todos los títulos de Grands Slams desde el 2017, Federer sigue al frente de la lista de todos los tiempos con 20, seguido por el tenista español, Djokovic que posee 16 y el legendario Pete Sampras ya es cuarto con 14.

Nadal evitó también que Medvedev no sólo se hubiese llevado su primer título de los "mayores" sino que hubiese completado una de las remontadas más memorables que se pudiesen recordar en la pista central Arthur Ashe Stadium, con más de 24.000 espectadores, que al final se entregaron por igual al espectáculo grandioso que dieron ambos tenistas.

El tenista ruso estuvo correcto en el breve discurso que dio en la entrega de los trofeos al admitir de nuevo que se "equivocó", pero que al final la remontada de dos sets en contra solo fue posible al apoyo que había recibido de los aficionados, mientras que alabó con clase y un gran humor el excepcional triunfo conseguido por Nadal.

Mientras que el nuevo campeón reconoció que vivía uno de los momentos más emocionantes de su carrera profesional y también le dedicó a Medvedev todos los elogios, reconocimiento de su clase y la premonición de que no tardando mucho volvería a tener la oportunidad de luchar de nuevo por un título de Grand Slam, que esta vez estuvo reservado a un tenista mítico.

"No tengo ambición desmedida"

Nadal dijo que ha sido una "victoria especial", sobre todo por la dificultad que supuso, pero rechazó "cualquier ambición desmedida" y pensar en qué lugar está de la historia del tenis.

En la rueda de prensa posterior a la final en el US Open Nadal fue preguntado sobre el hecho de estar a un Grand Slam de ser junto al suizo Roger Federer el tenista con más 'majors' de la historia.

"La ambición es buena, pero la ambición desmedida es mala porque corres el peligro de no ver el mundo de forma positiva (...). Yo no puedo vivir así. Si no uno vive en un estado de tensión y presión todo el día que no le deja ser feliz", se sinceró Nadal, quien dijo entender el debate de que haya tres tenistas -incluyó así a Novak Djokovic- que durante tanto tiempo dominen el circuito internacional.

Nadal afirmó que juega porque es "feliz" practicando tenis -"yo hago mi historia"- y admitió que "no puedo predecir el futuro" sobre cuánto tiempo puede durar su carrera, siempre pendiente de sus condiciones físicas a una edad, 33 años, en que es consciente que debe administrarse.

"Yo no voy a dejar de luchar", remachó Nadal, al valorar también unas afirmaciones de su entrenador Carlos Moyá, quien dijo después del partido que "si un momento se pone feo, yo pondría mi vida" en manos de Nadal.

Para el número dos del ránking en el ATP, la "clave" del partido fue perder el tercer juego en el tercer set, permitiendo a Medvedev "jugar de una manera increíble". "Ha salido de su zona de confort y ha hecho cosas que no hace habitualmente", apuntó Nadal, quien subrayo que el ruso "llegaba a bolas increíbles".

"Y la clave (para ganar) ha sido también resistir en el comienzo del quinto set (...) Sabía que el partido me iba a dar otra oportunidad", comentó.

En la ceremonia de entrega de trofeos, Nadal se emocionó, hasta el punto de tener que interrumpir brevemente la entrevista ante el público, para luego tomar el micrófono y dar de forma insistente las "gracias" a los aficionados neoyorquinos por su apoyo.

En español a pie de pista, también agradeció el aliento de los aficionados latinos, de los que dijo que "nunca fallan, ni en Nueva York, ni en América Latina, ni en Miami". "Esta noche también, gracias a todos vosotros", apuntó dirigiéndose a "toda la comunidad latina".

"Yo os espero ver el año que viene", aseguró Nadal, deslizando así su intención de querer volver al Abierto de EE.UU. en el 2020, tras calificar la victoria de "la más emocionante de mi vida", en una partido que fue "una locura".

También tuvo el detalle de enviar un mensaje de apoyo a su amigo Karim Alami, un jugador marroquí que recientemente perdió a su hijo en un accidente de tráfico.