Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los israelíes opinan sobre el futuro gobierno de coalición

Los israelíes opinan sobre el futuro gobierno de coalición
Derechos de autor
IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Después del ajustado resultado en las elecciones de Israel, la coalición de centro Azul y Blanco del exgeneral Benny Gantzy el partido derechista Likud de Benjamín Netanyahu deben buscar pactos si quieren formar gobierno.

Una situación que preocupa a muchos israelíes:

"Veremos cómo es posible formar una coalición como esta, no creo que sea posible sinceramente. A mi, particularmente, me preocupa mucho porque no lo veo claro", asegura un residente.

"Espero que haya un gobierno de unidad tanto del Likud como del partido Azul y Blanco. Y espero que eso ayude a mantener la estabilidad en el país durante cuatro o cinco años", añade otro ciudadano con residencia en Jerusalén.

Para la minoría árabe, casi un 20% de los cerca de nueve millones de israelíes, los resultados pueden ser una oportunidad para dejar a un lado los extremismos:

"El Partido Azul y Blanco puede ser mejor porque es, no es de izquierda, pero no es extremista, Netanyahu es más extremista. Netanyahu puede estar más en contra de los árabes", dice Haifa, dueño de una tienda árabe en Israel.

Para los palestinos una coalición de gobierno no significa cambios en la política de Israel, pero sí una gota de esperanza, al menos- dicen algunos- servirá para poner fin al ciclo de poder de Netanyahu.

"Sin duda que los palestinos están satisfechos con la caída de Netanyahu, y no porque nos preocupen los resultados de las elecciones israelíes, sino porque significa rehabilitación para el pueblo palestino, y también, que todo el apoyo con el que contó Netanyahu de Trump para el llamado Trato del Siglo se termina, es decir, desaparece, dice un ciudadano árabe que ha preferido quedar en el anonimato.