Última hora
Centro de detención en Tarik Sika.
Centro de detención en Tarik Sika. -
Derechos de autor
Sara Creta

ACNUR en Libia IV: El mapa y las historias de los campos con miles de migrantes internos

Cuando los trabajadores de las ONG llegaron al centro de detención de Janzoor, en Libia, en octubre de 2018, para recoger a 11 menores no acompañados que debían ser devueltos a su país de origen, se sorprendieron al comprobar que los jóvenes habían desaparecido por completo.

Los solicitantes de asilo fallidos estaban registrados y listos para partir, dijo a Euronews un miembro del personal de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que desea permanecer en el anonimato. Tomó seis meses averiguar lo que le había pasado al grupo.

"Fueron vendidos y a sus familias se les pidió un rescate", dijo el exfuncionario.

En febrero de 2019, el Gobierno libio reveló que había 23 centros de retención en funcionamiento en Libia, con más de 5.000 solicitantes de asilo. Aunque oficialmente están dirigidos por el Gobierno, en realidad es el complejo mosaico de las milicias de Libia que están en control.

Incluso los que aparentemente están bajo el mando de la Dirección de Lucha contra la Migración Ilegal de Libia (DCIM, por sus siglas en inglés) están efectivamente bajo el control de cualquier grupo armado que controle el vecindario donde se encuentra el centro.

El gobierno de las milicias

Las milicias, también conocidas como "katibas", controlan de hecho las puertas de los centros y la gestión. En muchos casos, los migrantes y refugiados se encuentran bajo arresto en lugares que no se consideran centros de retención oficiales, sino "lugares de detención" para su investigación.

Mediante un protocolo correcto, deberían ser enviados a centros de internamiento adecuados, pero en realidad los procedimientos rara vez se respetan y los solicitantes de asilo son detenidos sin ninguna revisión legal ni derechos.

Para muchos migrantes y refugiados, la prueba comienza en el mar.

Según los guardacostas libios, entre enero y agosto de 2019, casi 6.000 personas fueron interceptadas y devueltas a Libia.

El 19 de septiembre, un hombre de Sudán murió tras recibir un disparo en el estómago horas después de ser devuelto a la costa.

La OIM, cuyo personal presenció el ataque, dijo que se produjo en el punto de desembarque de Abusitta en Trípoli, cuando 103 personas que habían sido devueltas a tierra se resistieron a ser devueltas a los centros de detención.

El personal de la OIM que se encontraba en el lugar de los hechos informó de que hombres armados comenzaron a disparar al aire cuando varios migrantes trataron de huir de sus guardias.

"La muerte es un duro recordatorio de las sombrías condiciones a las que se enfrentan los migrantes recogidos por la Guardia Costera después de pagar a los contrabandistas para que los lleven a Europa, para luego ser enviados a los centros de retención", dijo el portavoz de la OIM, Leonard Doyle.

Con la escalada del conflicto en Trípoli y muchos centros de retención situados en primera línea, la mayoría de las personas interceptadas por los guardacostas libios son llevadas a Al Khoms, una ciudad costera situada a 120 km al este de la capital libia.

Sara Creta
KhomsSara Creta

Torturados, vendidos y liberados

Según fuentes de la ONU, los guardias de los dos centros de detención de la ciudad -Al Khoms y Souq al-Khamis- han facilitado el acceso a las milicias o temían negarles el acceso.

"Permítanme ser honesto con ustedes, no confío en nadie en el centro al-Khoms", dijo a Euronews un exfuncionario del DCIM.

"El centro de internamiento ha sido cerrado oficialmente por el DCIM, pero las milicias hacen lo que quieren y no respetan las órdenes del Ministerio del Interior".

"La gente ha sido torturada, vendida y liberada después de pagar dinero. La dirección y la milicia de al-Khoms actúan independientemente del gobierno".

El pasado mes de junio, durante la reunión de coordinación del sector de la protección celebrada en Trípoli, los organismos de las Naciones Unidas y las organizaciones internacionales plantearon la cuestión de las personas que desaparecen a diario.

"En una semana, al menos 100 internos desaparecieron y, a pesar del cierre del centro, los guardacostas libios continuaron trayendo refugiados al centro de retención de Al Khoms", según una nota de la reunión a la que ha tenido acceso Euronews.

El jefe de una organización internacional presente en la reunión, que pidió permanecer en el anonimato, dijo: "Muchas organizaciones han estado dando la espalda a la situación, ya que ya no visitaban el centro".

"19 personas de Eritrea estaban en riesgo, incluyendo mujeres jóvenes de entre 14 y 19 años de edad".

Durante una rueda de prensa el pasado mes de junio, el portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, informó que las mujeres detenidas han sido vendidas para su explotación sexual.

David, un migrante que había estado interno en el centro de detención de Misrata, pudo salir después de pasar por una casa de acogida en al-Khoms. Dijo que el personal del centro "ha estado extorsionando a los internos durante meses".

"No tuve elección porque la ONU se negó a inscribirme porque vengo de la República Centroafricana y mi nacionalidad no está entre las reconocidas por ACNUR".

Sara Creta
John ha estado retenido en el Centro de internamiento de Tarik Al Sika por más de 2 años. Sólo recibió un trozo de papel de ACNUR con su número de registro.Sara Creta

Los centros de internamiento siguen abiertos

En agosto de 2019, las autoridades libias en Trípoli confirmaron el cierre de tres centros de retención en Misrata, Khoms y Tajoura, pero los funcionarios de DCIM y los migrantes internos confirmaron a Euronews que los centros siguen abiertos.

Aunque es imposible verificar de forma independiente el estado actual de las instalaciones -ya que el Ministerio del Interior de Trípoli no autoriza el acceso a las mismas- Euronews pudo hablar por teléfono con los migrantes.

"Sólo traiga una carta con la autorización del Ministerio del Interior y le dejaré entrar", dijo un comandante de Tajoura por teléfono, confirmando que el centro seguía funcionando.

Otra fuente en el DCIM de Trípoli mencionó que Tajoura seguía funcionando y que la milicia estaba arrestando gente de la calle para volver a llenar los hangares.

La decisión de cerrar el centro de Az-Zāwiyah -mencionado en las PARTES 1 y 2- fue tomada en abril de 2018 por el exjefe del DCIM, el coronel Mohamed Besher. Pero el centro se ha transformado en un centro de internamiento e investigación.

Situada en la refinería Az-Zāwiyah, asegurada por la brigada Al-Nasser desde 2011, está cerca de la base del guardacostas Az-Zāwiyah.

Tanto el comandante de la Unidad de la Guardia Costera libia como el jefe de la brigada Al-Nasr han sido sancionados por la ONU y Estados Unidos por su presunta participación en la trata de personas y contrabando de migrantes.

Mohammed Kushlaf trabaja en cooperación con "Osama" (➡️ VE PARTE 2), que está a cargo del centro. Su nombre aparece 67 veces en la reciente investigación llevada a cabo por el fiscal italiano Luigi Patronaggio.

Sara Creta
Tewolde, 23 años "El 18 de abril intenté volver a cruzar desde Zuwara. El LCG nos atrapó y nos trajo de vuelta a Zuwara DC, donde nos quedamos 10 días, luego a Gharyan".Sara Creta

'Condiciones inhumanas'

La investigación había "confirmado las condiciones inhumanas" a las que fueron sometidos muchos migrantes y "la necesidad de actuar, a nivel internacional, para proteger sus derechos humanos más básicos".

El Gobierno del Acuerdo Nacional ha apoyado las sanciones de Naciones Unidas y ha emitido declaraciones públicas de condena contra la trata y el tráfico ilícito de migrantes.

El fiscal libio también ha dictado una orden para suspender al comandante de la Guardia Costera libia y ponerlo bajo custodia para las investigaciones, aunque esto nunca se ha llevado a cabo, confirmó un abogado libio que trabaja en el Ministerio de Justicia.

Fuentes del DCIM mencionaron que entre septiembre de 2018 y abril de 2019 -cuando las tropas del Ejército Nacional Libio (LNA) guiadas por el general Khalifa Haftar tomaron los suburbios del sur de Trípoli- muchos centros de internamiento estaban ubicados cerca de los enfrentamientos.

Los centros de internamiento de Salaheddin, Ain Zara, Qasr Bin Ghashir y Tariq Al Matar han sido cerrados a causa del conflicto.

Como resultado, grandes grupos de refugiados y migrantes han sido desplazados o transferidos a otros lugares. Un oficial de la DCIM en Trípoli mencionó que "el centro de Tariq Al Matar estaba en medio de los combates y muchos refugiados huyeron a buscar seguridad en otras zonas después de que algunas personas resultaran heridas. Un grupo fue trasladado a Ain Zara y otro al centro de detención de Janzour, a unos 20 kilómetros al suroeste del centro de Trípoli".

Sara Creta
Centro de retención en Khoms.Sara CretaSara Creta

Migrantes reclutados para ayudar a las milicias en la guerra civil de Libia

En septiembre y varias veces en diciembre y enero, los refugiados dicen que se vieron obligados a trasladarse y empacar armas mientras estallaban los combates entre grupos armados rivales en la capital de Trípoli.

También se relacionaron directamente con la milicia local, del suburbio de Tarhouna en Trípoli, que en ese momento controlaba el centro de retención de Qasr Bin Ghashir.

"Nadie luchaba en el frente, pero nos pedían que abriéramos y cerráramos la puerta y moviéramos y empacáramos armas", dijo Musa, un refugiado sudanés que abandonó Qasr Bin Ghashir en abril tras el ataque.

El 2 de octubre, Abdalmajed Adam, un refugiado del sur de Sudán, también resultó herido por una bala al azar en el hombro y fue llevado a un hospital militar", añade Musa.

Misrata

La milicia que controla la zona donde se encuentra el centro de detención de Abu Salim se conoce como Ghaniwa y está alineada con la ADNG.

El grupo ha estado pidiendo a los refugiados, especialmente a los sudaneses -ya que hablan árabe- que los sigan hasta el frente.

"El pasado mes de agosto nos compraron a Wadi Al-Rabea en el sur de Trípoli y nos pidieron que cargáramos armas. Yo era uno de ellos. Nos sacaron a cinco del centro", dijo Amir, un solicitante de asilo sudanés que está detenido en Abu Salim.

Un exoficial de la DCIM confirmó que en junio de 2018, el jefe de la DCIM de Abu Salim, Mohamed al-Mashay (alias Abu Azza), fue asesinado por un grupo armado a raíz de disputas internas por el poder.

El centro de detención de Qasr Bin Ghashir, en el que fueron encerradas 700 personas, fue atacado el 23 de abril. Las pruebas de vídeo y fotográficas muestran que los refugiados y migrantes atrapados por su régimen de internos sufrieron heridas de bala.

Múltiples informes sugieren varias muertes y al menos 12 heridos. Un exfuncionario de la DCIM mencionó que detrás del ataque había una disputa sobre el control del territorio: es un punto muy estratégico, ya que es la principal vía de entrada a Trípoli.

Sara Creta
Un funeral en TrípoliSara Creta
Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.