Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Guerra de banderas en Barcelona

Guerra de banderas en Barcelona
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Banderas independentistas, españolas, catalanas, pancartas que piden la liberación de los llamados presos políticos, lazos amarillos....Los balcones de Barcelona se han convertido en la primera línea de una guerra de identidades catalanas. Pero ahora, las comunidades de propietarios están tratando de impedir que los vecinos exhiban cualquier tipo de enseña en los edificios, "solicitando al administrador que haga lo necesario para que eso se retire", según el abogado Josep María Aguilá.

Una encuesta reciente muestra que los catalanes están divididos entre la mitad que apoya la independencia y la otra mitad que quiere seguir formando parte de España, pero el 70% de todos ellos cree es el momento de que haya un entendimiento mutuo. Algunos ciudadanos consideran que "no debemos mostrar ningún signo extorno", aunque también hay quien piensa que "cada vez tenemos menos libertad, voy a seguir mostrando mi bandera independentista en Barcelona".

Hay informaciones de que casi la mitad de los nuevos contratos de arrendamiento firmados en Barcelona están restringiendo la exposición de banderas en sus balcones. Pero, ¿debe prevalecer la libertad de expresión sobre los deseos de los propietarios?. Según Aguilá, "si alguien lleva una bandera por la calle, nadie le puede decir nada, es la libertad individual. Pero cuando se coloca una bandera en una fachada, pertenece a la comunidad de vecinos, tu libertad está invadiendo mi libertad"..

La guerra de banderas también llega a los balcones y fachadas de los edificios públicos, como el de la Generalitat en Barcelona. La Comisión Electoral ha pedido al presidente catalán que elimine cualquier símbolo de cara a las elecciones generales. Legalmente o no, las banderas no van a desaparecer de los balcones. Al menos, hasta que los catalanes se pongan de acuerdo.