La difícil búsqueda de los ajusticiados por el franquismo

La difícil búsqueda de los ajusticiados por el franquismo
Derechos de autor 
Por Carlos Marlasca
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Carmen Heras ha encontrado los restos de un familiar en una fosa común. Lo ha logrado gracias a un libro que cuenta la historia de los represaliados por el Franquismo desde 1936 en la provincia de Soria

PUBLICIDAD

Carmen Heras ha encontrado los restos de un familiar en una fosa común. Lo ha logrado gracias a un libro que cuenta la historia de los represaliados por el Franquismo desde 1936 en la provincia de Soria. El primo de su madre, Adolfo Morales, fue uno de ellos y, hasta ahora, desconocía su paradero.

“Él era un miembro de las Juventudes Socialistas, tenía 26 años, lo detuvieron a los pocos días del alzamiento con otros compañeros en Soria, lo llevaron a la cárcel de Almazán y luego un buen día desde la cárcel de Almazán lo sacaron con un compañero lo llevaron a la Riba de Escalote y los fusilaron. Sin más”, explica Heras.

La democracia española tiene una cuenta pendiente. Se calcula que hay más de 100.000 desaparecidos como consecuencia de la dictadura del genral Francisco Franco, aunque el ministerio de Justicia considera que solo serían recuperables los restos de 25.000.

A pesar de que algunas fosas comunes han sido abiertas, queda mucho trabajo por hacer. Estos mapas, por ejemplo, no han sido actualizados desde 2011 debido a la falta de fondos para la Ley de Memoria Histórica.

La Asociación Recuerdo y Dignidad, distinguida con el premio Nacional de Derechos Humanos, cubre muchas de esas carencias. Fue la que aviso a Carmen del posible hallazgo de los restos de Adolfo. Su presidente explica que para realizar su trabajo tan solo cuenta con un apoyo puntual de las autoridades.

“Cuando alguien llega a la asociación, suele tener un idea clara de que tiene a un familiar desaparecido o asesinado y activamos un protocolo que implica a mucha gente y muchísimo trabajo, generalmente años y que incluye búsqueda en archivos, solicitud de permisos. Ir al pueblo, hablar con la gente, intentar localizar la ubicación y todos los trabajos de prospección y exhumación”, explica Ivan Aparicio, presidente de la asociación.

Las pruebas de ADN que espera Carmen serán la prueba definitiva para confirmar el parentesco. Las dos fosas en las que estaría su familiar junto a otros tres hombres fueron las primeras que se abrieron después del decreto del Gobierno el pasado verano para la exhumación de Francisco Franco.

“Por un lado uno está emocionado de pensar que recupera a un familiar, que lo puede llevar a un lugar digno, y por otro lado hay un pensamiento de fondo, de tristeza y de rabia por el hecho de que todavía estén muchos cuerpos en esta situación en el país”, lamenta Heras.

Tras el traslado del dictador, asociaciones y familias continuarán buscando la forma de cerrar heridas. Muchas de las víctimas enterradas en fosas comunes fueron juzgadas y condenadas por tribunales franquistas. Esas sentencias nunca han sido anuladas por lo que, desde un punto de vista legal, siguen siendo delincuentes. Sus familias esperan que su memoria sea reparada.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Hallados 53 cuerpos de víctimas del franquismo en Vizcaya

José Luis Muga, abogado especializado en memoria histórica: "queda exhumar el franquismo"

Los restos de Franco se exhumarán el próximo jueves por la mañana