Última hora
Campo de migrantes en Bosnia
Campo de migrantes en Bosnia -
Derechos de autor
REUTERS

Bosnia: Se teme una "catástrofe humanitaria" en el campo de migrantes de Vucjak

Usman Ali ha caminado hasta Bosnia desde Pakistán, su país natal, con su hermano de 16 años con la esperanza de lograr una vida mejor en Europa Occidental.

Pero ahora está atrapado en un asentamiento de tiendas de campaña en Vucjak -un antiguo vertedero a 8 kilómetros de la frontera croata- y no puede continuar su viaje a Italia.

Como muchos otros migrantes, el pakistaní fue detenido en la frontera por la policía croata y enviado directamente al antiguo basurero.

Ali dijo que las condiciones de vida en Vucjak, que fue establecido por las autoridades bosnias locales, eran "muy, muy malas".

"Muy, muy malas. Sin electricidad, sin agua y con mucho frío", dijo a Euronews via Whatsapp.

El joven de 25 años añadió que la mayoría de los días no tienen suficiente comida y que la Cruz Roja los únicos que la proporcionan.

REUTERS/ Marko Djurica

Médicos Sin Fronteras ha establecido una clínica médica para tratar de proporcionar asistencia a los habitantes del campamento.

Ali, que ha pasado dos meses en el campo, es uno de los cientos de migrantes de Oriente Medio y Asia que también viven congelados en el campo.

Bosnia ha visto un aumento en el número de inmigrantes desde que Croacia, Hungría y Eslovenia cerraron sus fronteras para frenar la inmigración ilegal.

Desde 2018, se han registrado más de 40.000 migrantes en Bosnia y Herzegovina, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Ahora mismo, hay 7.000 migrantes en el país en tránsito.

"Yo diría que el 99% de la población de Bosnia y Herzegovina está aquí para cruzar a Croacia, Eslovenia e Italia y o bien permanecer allí o seguir adelante", dijo Peter Van der Auweraert, Coordinador para los Balcanes Occidentales de la OIM.

La amenaza del invierno

Los trabajadores humanitarios están muy preocupados por la forma en que el clima frío afectará a los migrantes. Según Van der Auweraert, la OIM proporciona 4.200 camas en alojamientos oficiales, pero el problema es que los 2.800 restantes duermen en condiciones difíciles en asentamientos como Vucjak.

Van der Auweraert dijo que la OIM y otras ONG han señalado la falta de alojamiento de las autoridades locales, pero que aún no han recibido una respuesta adecuada.

En opinión del cooperante, el problema va a empeorar con el descenso de las temperaturas. Teme que aumente el riesgo de mortalidad si a los migrantes les toca quedarse allí durante los meses más fríos.

Las condiciones en Vucjak son "deficientes e inadecuadas para el invierno".

REUTERS/ Marco Djurica
El invierno supone una amenaza para los migrantesREUTERS/ Marco Djurica

Nihal Osman, subcoordinador de campo para Serbia y Bosnia, dijo a Euronews que era "realmente importante" que aumentara la capacidad de alojamiento.

Añadió que el cierre de Vucjak era "urgente" porque el lugar "no era apto para las personas" y "no resistiría el invierno".

Además de la crisis humanitaria que se agrava en el campamento de Vucjak, las autoridades de la ciudad bosnia noroccidental de Bihac han amenazado con cerrar, la próxima semana, el centro de migrantes de Bira, situado en una antigua fábrica de la ciudad.

Para Van der Auweraert, esta decisión sería "catastrófica".

"Si esa decisión se tomara y se aplicase, significaría que habría más gente que tiene que dormir fuera -digamos que actualmente son 2.000- esto supondría otras 1.300 personas que no tiene a dónde ir.

"Sin lugar a dudas, sería catastrófico tanto para los migrantes como para la población local, porque la gente estará fuera pasando frío y comenzará a irrumpir en las casas, robar comida, etc".

¿Por qué se creó el campamento de Vucjak en primer lugar?

El asentamiento de Vucjak fue creado por el consejo de la ciudad de Bihac cuando la población local se sintió frustrada por la creciente presencia de migrantes.

"Entiendo la frustración en una ciudad como Bihac, que ha tenido muchos inmigrantes sin tener la capacidad. La gente estaba durmiendo en el centro de la ciudad, por lo que necesitaban un nuevo lugar para alojar a los inmigrantes", dijo Van der Auweraert.

Sin embargo, el cooperante dijo que la OIM había advertido a los funcionarios que el lugar no era adecuado para vivir. En julio, el órgano de la ONU emitió una declaración condenando la decisión bosnia de reubicar a los migrantes en Vucjak.

Van der Auweraert dijo que no entendía por qué el ayuntamiento seguía adelante con su plan a pesar de las reiteradas advertencias de que trasladar a la gente allí causaría un "desastre humanitario".

Hay riesgos de salud e incendios, ya que el recinto carece de agua corriente y electricidad. Además, los bosques cercanos están llenos de minas terrestres que han quedado de las guerras yugoslavas de los años noventa.

"Estaba muy claro que, en las condiciones en las que se encuentra el lugar, estaban creando una catástrofe humanitaria", dijo Van der Auweraert.

Osman dijo que las condiciones de salud relacionadas con las condiciones de vida precarias estaban en aumento en Vucjak.

"Hemos visto tantas enfermedades de la piel [como la sarna] e infecciones y, desde agosto, hemos detectado un aumento en la violencia", dijo, y agregó que los problemas de salud están aumentando.

¿Cuáles serían las soluciones?

Los trabajadores humanitarios de la OIM y de otras ONGs han pedido a las autoridades locales que pongan fin a los planes de cierre del campamento de Bira y que proporcionen alojamiento adicional para los migrantes que duermen en la calle en Vucjak y en otros lugares.

Van der Auweraert argumentó que encontrar soluciones a esta inminente crisis está definitivamente al alcance de las autoridades locales, pero cuestiona la voluntad para actuar en consecuencia.

"Los recursos financieros están ahí, la UE se ha comprometido a apoyar más centros de migrantes. También están ahí los recursos humanos, la OIM y otras organizaciones están dispuestas a prestar apoyo mañana", dijo.

La Unión Europea ha dado a Bosnia 34 millones de euros desde 2018 para ayudar a gestionar la crisis de los inmigrantes.

"Es muy desafortunado que llegáramos a este punto porque las advertencias estaban ahí, los recursos estaban ahí, el lobby político estaba ahí, simplemente ha habido una inacción a diferentes niveles que impide avanzar", añadió Van der Auweraert.

REUTERS/ Marco Djurica

¿Qué impide a los funcionarios bosnios encontrar una solución a la crisis?

Van der Auweraert dijo que el primer desafío era la naturaleza descentralizada del gobierno bosnio.

"Tienes que abrirte camino entre el gobierno federal, el estatal, las autoridades del consejo y las autoridades municipales."

Las decisiones sobre la asignación de alojamiento adicional se toman a nivel estatal, mientras que la decisión de cerrar el campamento de Bira la toma el ayuntamiento de Bihac.

El cooperante añadió que, dada la cambiante situación política en Bosnia, las cosas son aún más complicadas de lo normal.

Según el coordinador de la OIM, las elecciones locales también dificultan las cosas.

"A nivel municipal y de consejo, hay muy pocos políticos que estén dispuestos a arriesgarse y decir que no les importa acoger a los migrantes en su localidad".

"No hay nadie que pueda tomar una decisión" sobre la cuestión de los migrantes, concluyó Van der Auweraert.

Sin embargo, el cooperante cree que las cosas tendrán que tocar fondo antes de que mejoren un poco.

"Nadie quiere que los migrantes mueran en invierno y si no encontramos una solución rápidamente, lo harán.

"Es desafortunado que hayamos tenido que acercarnos tanto a la alambrada para tomar este tipo de decisiones. El invierno hará que la gente se dé cuenta de que necesitamos tomar decisiones".

REUTERS/ Marko Djurica

¿Cuál ha sido la respuesta del gobierno?

El Ministerio del Interior Bosnio, dijo a Euronews en un correo electrónico que planean abrir nuevos campos para migrantes, uno en Bosnia Occidental y el otro cerca de Sarajevo. Añadieron que estaban esperando a que los gobiernos locales lo aprobaran.

Es un secreto a voces que los gobiernos locales están teniendo dificultades para lidiar con los migrantes. En 2018, Euronews entrevistó a Suhret Fazlic, alcalde de Bihac, quien dijo que los nuevos inmigrantes que llegan a Bihac "necesitan ser detenidos", asegurando que la ciudad también debería recibir alguna compensación por el daño que han causado.

Fazlic dijo que la crisis de los inmigrantes era un "problema europeo" y que "países como Croacia, Italia, Austria, Alemania (...) deberían recibir a estas personas" porque la mayoría querían seguir adelante.

Mientras, la inacción se interpone en el camino de encontrar un refugio apropiado para los más de 2.000 migrantes que duermen en la calle, ¿qué planea hacer Ali este invierno? Intentará cruzar la frontera de nuevo, por supuesto.

"Intentaré jugar de nuevo", dijo. Con "juego" se refiere a intentar cruzar la frontera, lo cual se ha convertido en un juego para muchos inmigrantes, explicó Ali.

"Inshallah, esta vez gane yo", dijo antes de despedirse.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.