Última hora
This content is not available in your region

El problema de las pensiones alienta de nuevo a los franceses para paralizar el país

euronews_icons_loading
El problema de las pensiones alienta de nuevo a los franceses para paralizar el país
Tamaño de texto Aa Aa

El problema de las pensiones es uno de los clásicos en Francia. Protestas como ésta han hecho caer a gobiernos anteriores. El presidente Macron está decidido a impulsar su reforma de las pensiones. Mientras, los sindicatos están igualmente decididos a resistir.

"El Gobierno trata de dividirnos estigmatizando a aquellos que llama 'privilegiados', destaca Phillipe Martínez, secretario general de la CGT de Francia. "La respuesta está en la calle. Los sectores público, privado, los jubilados y los jóvenes están aquí. Todos estamos afectados por esta mala propuesta que no queremos", añade Martínez

Decenas de miles de personas participaron en protestas similares en ciudades de todo el país, apoyando una de las huelgas más multitudinarias de los últimos años. "Estoy muy preocupado por el futuro. Temo que en el futuro el sistema de pensiones desaparezca", señala uno de los manifestantes

En coche, ferrocarril o en avión, la red de transporte del país estaba muy afectada. Un mensaje poderoso para el gobierno, pero una pesadilla para los viajeros."Entiendo la huelga, pero somos nosotros, los trabajadores los que nos vemos atrapados en el medio, y no sé si esa es la forma de que el resto entendamos a la gente que hace huelga", apunta una de las trabajadoras que no ha hecho huelga.

El pulso sindical contra las reformas, liderado por los sindicatos, había tardado mucho tiempo en llegar. El Gobierno dice que estaba preparado. Jean-Baptiste Djebbari, ministro francés de Transportes ha señalado: "No me sorprende. Hace más de un mes y medio dije que la movilización del 5 de diciembre sería fuerte y así ha sido. El Gobierno está preparado para ello y ha estado en contacto constante con los sindicatos durante las últimas semanas"

Pero con las autopistas y las refinerías bloqueadas, el Gobierno no puede hacer mucho para evitar la parálisis nacional. Las escuelas y los hospitales se vieron afectados, se cancelaron operaciones no esenciales y algunos miembros del personal no acudieron a los turnos de noche. Es posible que el país se enfrente a más de lo mismo en los próximos días.