Última hora

Una Nobel de la Paz en el banquillo de La Haya por los crímenes contra la minoría rohinyá

Una Nobel de la Paz en el banquillo de La Haya por los crímenes contra la minoría rohinyá
Tamaño de texto Aa Aa

Una Premio Nobel de la Paz en el banquillo de La Haya es algo insólito y más cuando está allí para defender a los militares contra los que combatió pacíficamente durante décadas ganándose el respeto de todo el planeta.

Aung San Suu Kyi, líder de facto del Gobierno birmano, responde este martes ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya por los presuntos crímenes de lesa humanidad perpetrados por el Ejército de su país contra la minoría rohinyá, de religión musulmana, en la segunda mitad de 2017.

Ella nunca condenó las acciones del Ejército. La operación militar contra supuestas bases terroristas provocó la huida de casi un millón de personas a Bangladesh. Sus historias conmocionaron a la comunidad internacional:

"Los soldados quemaron la casa de mis padres, con mis padres dentro. Los quemaron vivos. Los militares les quitaron todo", explica Rashida, una joven refugiada de 25 años.

El campamento de Kutupalong

En una franja de tierra de unos pocos metros de ancho, decenas de miles de refugiados aguardaron su turno durante semanas e incluso meses para acceder a los campos de Bangladesh. El mayor de todos es Kutupalong, en el sureste del país donde viven más de 600.000 personas: los llamados "ciudadanos indocumentados de Birmania", ya que a la gran mayoría de los rohinyás se les niega el estatuto de refugiados. Las historias de atrocidades que vivieron resuenan en cada esquina.

"Los militares vinieron a mi casa y se llevaron a mi marido. Estaba embarazada. Luego me llevaron a mí también. Me llevaron al monte y cinco, seis o siete soldados me violaron... Me siento muy mal. Mucha gente fue sido asesinada por los soldados. Me siento muy mal, porque muchos musulmanes han sido torturados y asesinados delante de nosotros. Mucha gente", se lamenta Zanat Ara, una joven refugiada que porta en su rostro de niñas las marcas de la tragedia.

Nos encontramos con Mohamed en el campamento improvisado de Leda. Perdió a cinco miembros de su familia, incluidas dos hijas.

"Vi cosas atroces con mis propios ojos. Vi gente secuestrada, vi violaciones en grupo, niños asesinados arrojados al fuego. Quemaron mi pueblo", recuerda.

Birmania, que ha recibido críticas de todo el mundo, ha prometido llevar a cabo sus propias investigaciones sobre lo que ocurrido en aquellos meses oscuros, pero hasta ahora no ha habido grandes castigos.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.