Última hora
This content is not available in your region

"Segundo juicio" del procés: Trapero niega pasividad o connivencia

euronews_icons_loading
"Segundo juicio" del procés: Trapero niega pasividad o connivencia
Derechos de autor  Fernando Villar, Pool photo via AP
Tamaño de texto Aa Aa

No hubo pasividad ni connivencia, solo falta de medios. El mayor Trapero ha defendido la actuación de los Mossos d'Esquadra en el juicio que este lunes ha comenzado en la Audiencia Nacional contra la antigua cúpula de la policía catalana por su papel en el desafío independentista que tuvo lugar en Cataluña entre el 20 de septiembre y el uno de octubre de 2017. El exjefe de los mossos está acusado de rebelión y afronta una pena de hasta 11 años de cárcel.

El Fiscal Miguel Ángel Carballo ha puesto en duda la actuación de los Mossos durante el asedio de miles de personas a la sede de la Consejería de Economía mientras agentes de la Guardia Civil efectuaban un registro. Trapero se ha quejado de falta de medios para explicar porqué no hizo un cordón policial:

"¿Con qué efectivos hacemos nosotros los cordones? ¿De dónde los sacamos? Porque, siempre lo hemos dicho, si hubiese sido algo planificado, si podemos tener ese día 50 furgonetas... pero es que no las tenemos", afirmó Trapero.

El Fiscal le ha preguntado si su actuación estuvo condicionada por el interlocutor de los manifestantes, el exlíder de la ANC Jordi Sànchez, hoy en prisión:

"El señor Sànchez no impuso ninguna condición. Ni esa, ni ninguna otra. El señor Sànchez no es nadie para imponer condiciones. Creo que no lo pretendió. Al menos en las comunicaciones que tuvo conmigo y, dudaría, con las que tuvo con el resto de mandos".

Apartado del cargo tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, el mayor Trapero ya declaró en calidad de testigo en el juicio que se llevó a cabo en el Tribunal Supremo contra los líderes políticos del procés. Entonces aseguró que intentó frenar el referéndum y advirtió al Govern de que se podían producir acciones violentas.

Ahora, junto a él se sientan en el banquillo, también acusados de rebelión, Pere Soler, a la sazón su jefe político, y el exsecretario general de Interior, César Puig. La intendente de los Mossos, Teresa Laplana, está acusada de sedición y afronta hasta cuatro años de prisión. El que se ha venido a bautizar como el "segundo juicio del procés" podría durar unos dos meses.