Última hora
This content is not available in your region

Brexit, historia de un divorcio

euronews_icons_loading
Brexit, historia de un divorcio
Derechos de autor  AA
Tamaño de texto Aa Aa

Los partidarios de Brexit lo aclaman como el "Día de la Independencia". La histórica votación del Reino Unido en 2016 para abandonar la Unión Europea provoca un terremoto político en todo el continente. Pero el resultado es estrecho, 52% a 48%., y deja al país amargamente dividido. Se va David Cameron y llega Theresa May, quien anuncia:"Brexit significa Brexit".

Nadie sabe lo que eso significa realmente. Primero viene una guerra engañosa en la que Bruselas insta a Londres a seguir adelante. Finalmente la primera ministra activa el artículo 50 del Tratado de Lisboa para iniciar el proceso de salida formal. May también provoca unas elecciones rápidas que cree que pueden consolidar su mayoría en el parlamento. Pero logra exactamente lo contrario.

La primera ministra se aferra al poder pero está gravemente debilitada -su Gobierno está apoyado por los unionistas de Irlanda del Norte - y se encuentra en el Parlamento entre los partidarios del Brexit de su propia formación y una alianza de fuerzas favorables a permanecer en la Unión Europea.

Las conversaciones del Brexit contemplan a un Reino Unido sin preparación e incapaz de aclarar lo que quiere. Los otros 27 países se unen a los negociadores comunitarios.

En el acuerdo de divorcio se le dice a Bruselas que se olvide de cobrar el dinero comprometido... pero Gran Bretaña finalmente acepta pagar sus deudas. En cuanto a los derechos de los ciudadanos, se teme que los europeos sean utilizados como moneda de cambio tanto en el Reino Unido como en el territorio comunitario. El tema más problemático de todos es cómo mantener una frontera abierta en la isla de Irlanda. El 'backstop' - como se denomina la controvertida garantía - lleva el proceso de Brexit al caos y conduce a la caída de May.

La primera ministra cierra su acuerdo de divorcio con la Unión Europea, pero fracasa en cada intento de que el Parlamento lo apruebe. Los partidarios de la permanencia se manifiestan y el Brexit se retrasa. Reino Unido tiene que participar en las elecciones europeas donde los incondicionales del Brexit, como Nigel Farage, muestran su ira: 'Oh no, no están asustados... ¡están absolutamente aterrorizados!'.

El resto es... Boris Johnson. Los maltratados conservadores unen files detrás del animador de Brexit y lo impulsan hasta el número 10 de Downing Street Ahora, con su sueño cumplido, Johnson toca el redoble para la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El eslogan "get Brexit done" se convierte en el nuevo grito de guerra.

El primer ministro promete que sucederá en Halloween, el 31 de octubre. sin peros ni condiciones. Consigue un acuerdo de divorcio revisado, y aunque los rebeldes en el parlamento fuerzan otro retraso del Brexit, Johnson gana el verdadero premio: unas elecciones generales. La rotunda victoria de los Tories significa que el Reino Unido abandona finalmente la Unión Europea, pero con un futuro incierto.