Última hora
This content is not available in your region

Francia descarta que haya enfermos entre los repatriados de Wuhan

euronews_icons_loading
Personal médico recibe a evacuados de Wuhan en un aeropuerto militar de Turquía
Personal médico recibe a evacuados de Wuhan en un aeropuerto militar de Turquía   -   Derechos de autor  Huseyin Avci/Turkish Ministry of Health via AP   -   Huseyin Avci
Tamaño de texto Aa Aa

Con alivio, Francia ha descartado esta mañana que haya enfermos de coronavirus entre los repatriados de Wuhan. La inquietud se instaló el domingo, tras detectarse que una veintena de personas llegadas en uno de los aviones presentaban síntomas sospechosos.

Otro vuelo con europeos llegó el domingo por la noche a Bélgica, en un puente aéreo desde China que funciona a ritmo acelerado.

Virólogos italianos consiguen aislar el coronavirus

Entretanto, virólogos italianos han conseguido aislar el virus responsable de la infección, en lo que se considera un paso fundamental para desarrollar métodos de diagnóstico, tratamientos y una posible vacuna.

"Esto nos servirá para evaluar las estrategias de tratamiento de los pacientes o futuros pacientes, como el uso de medicamentos innovadores y anticuerpos humanizados", explicó Giuseppe Ippolito, Director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Lazzaro Spallanzani de Roma.

Nueva Zelanda se suma a Australia y EEUU al cerrar sus fronteras a extranjeros procedentes de China

El coronavirus ha dejado en Filipinas el primer muerto fuera de China. Si bien el fallecido era un ciudadano chino procedent e de Wuhan.

Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos han cerrado sus fronteras a todos los extranjeros, que hayan estado recientemente en China, sea cual sea su nacionalidad. Una medida drástica para tratar de evitar la expansión del virus, mientras en el país asiático siguen aumentando las víctimas.

AP

Un hospital levantado en Wuhan en diez días

Este lunes entra en funcionamiento el hospital, con mil camas disponibles, que las autoridades chinas han levantado en solo diez días. El centro, que se ha convertido en símbolo de la lucha del país contra la expansión del virus, funcionará gracias a 1400 sanitarios de las fuerzas armadas especialistas en enfermedades infecciosa.

Su construcción ha sido impulsada por la urgencia en una ciudad que permanece en cuarentena y colapsada por la avalancha de nuevos casos. La cifra de muertos, 361 según el último parte, supera a los que dejó el SARS en 2003 en China continental. A los que se suman más de 17.000 contagiados y 21.000 casos sospechosos pendientes de confirmación. Más de 150.000 personas están en observación médica en la ciudad.

La preocupación ha provocado que las bolsas chinas se desplomaran un 9 % en la reapertura este lunes tras las vacaciones de Año Nuevo en el país.