Última hora
This content is not available in your region

Macron desvela su política de disuasión nuclear

euronews_icons_loading
Macron desvela su política de disuasión nuclear
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

El presidente francés, Emmanuel Macron desvela su política nuclear en un discursoen el que ha propuesto a sus socios europeos un diálogo estratégico sobre la disuasión atómica para la estabilidad de Europa.

en su discurso en el centro de formación de oficiales franceses, Macron ha recordado que tras la salida del Reino Unido, Francia es el único país de la UE que posee el arma nuclear.

"Algunos estados optan por posturas nucleares opacas e incluso agresivas, que incluyen una dimensión de chantaje, sin dejar otra alternativa. Los equilibrios disuasivos entre las potencias se han vuelto más inestables. Con la proliferación de misiles de tecnología más avanzada, estamos además ante una situación inédita en la que hay potencias regionales que pueden o podrían alcanzar directamente el territorio de Europa".

Según Macron, la contribución nuclear de Francia aporta estabilidad a Europa. La reflexión sobre la disuasión nuclear francesa, pretende en última instancia construir una cultura estratégica europea en pro de una seguridad común.

"Los europeos deberían tener una agenda internacional común de control de armas. Como decía antes, el final del tratado sobre las fuerzas nucleares intermedias, la incertidumbre sobre el futuro del tratado New Star, la crisis en el régimen de control de armas convencionales en Europa (...) deja entrever para 2021 la posibilidad de una competición militar y nuclear pura y dura, sin restricciones, como no se veía desde finales de la década de 1960.

Rusia y Estados Unidos son los países que posen más armas nucleares de destrucción masiva con más de 6.000 ojivas. Francia tiene menos de 300, le siguen China, Reino Unido, Pakistán, India, Israel y Corea del Norte.

Macron trata de incitar a las principales potencias nucleares del mundo, los llamados países del P5 (China, Francia, Rusia, Reino Unido y EEUU) a ser más transparentes sobre sus principios de disuasión nuclear, al tiempo que envían una advertencia a los adversarios potenciales.

París considera que un desarme nuclear de los europeos no llevaría a países terceros a seguir su ejemplo, y dejaría al continente expuesto a la "violencia y e l chantaje.

Francia destinará más de 37.000 millones de euros de aquí a 2025 a mantener y modernizar su arsenal nuclear, un 12,5% del presupuesto dedicado a la defensa.