Última hora
This content is not available in your region

La tormenta Ciara barre el centro y el norte de Europa dejando siete muertos

euronews_icons_loading
La tormenta Ciara barre el centro y el norte de Europa dejando siete muertos
Derechos de autor  Daniel Bockwoldt/dpa via AP
Tamaño de texto Aa Aa

La tormenta Ciara ha barrido literalmente el centro y norte de Europa, donde ha dejado al menos siete muertos y una situación de caos en los transportes.

En Alemania y en Suiza, los vientos huracanados llegaron a soplar con ráfagas de hasta 170 kilómetros hora, provocando importantes daños y forzando a cancelar cientos de vuelos y a interrumpir el transporte ferroviario.

Los elementos también se han desatado en Francia. "Es preocupante ver gente paseándose así -se inquieta un responsable de salvamento marítimo al ver la gente en la orilla del mar-. Podrían ser arrastrados si la duna se derrumba de repente", comenta.

Buena parte de los muertos y heridos han sido víctimas de accidentes de tráfico o de caídas de árboles.

Dos mujeres y un adolescente de una familia muertos por la caída de un tejado en Polonia

Ciara ha dejado fallecidos en el Reino Unido, Suiza, Eslovenia y Polonia. En este país, dos mujeres y un adolescente de 15 años de una misma familia perecieron cuando la tormenta arrancó el tejado de una tienda de alquiler de equipamientos de esquí, lanzándolo contra la gente que estaba en un telesilla.

Los cortes eléctricos, provocados por caídas de árboles, dejaron sin luz a cientos de miles de personas a lo largo y ancho del continente. Fue el caso en Francia y en la República Chieca.

Reino Unido: tras la inundaciones llegan las nevadas

El primer país que sufrió el azote de la tormenta fue el Reino Unido, donde la prensa titula "la tormenta del siglo" para describir lo ocurrido. En algunos lugares cayó el domingo, en 24 horas, el equivalente de un mes y me dio de lluvia.

"Nos hemos inundado, de nuevo. Tres años de medidas preventivas puestas en marcha por el gobierno no han funcionado, evidentemente. Todo el dinero gastado no ha cambiado nada. Ha sido incluso peor que la última vez", dice con desesperación el responsable de correos de Hebden Bridge, mientras limpia el suelo de su comercio.

Ciara o Sabine, como bautizaron en Alemania a esta tormenta, se va, dejando tras de sí una dolorosa huella. Pero el respiro será breve. En el Reino Unido, tras las inundaciones, las previsiones anuncian la llegada de ventiscas heladas y nevadas.