Última hora
This content is not available in your region

La bomba de la inmigración está a punto de estallar en las fronteras de la UE

euronews_icons_loading
La bomba de la inmigración está a punto de estallar en las fronteras de la UE
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

La bomba de la inmigración está a punto de estallar en las fronteras de la Unión Europea. Miles de refugiados e inmigrantes acampan en territorio turco y llaman a la puerta comunitaria. Algunos de ellos huyen de las zonas de conflicto del norte de Siria. Otros llegan de Afganistán e Irán. Se sienten rehenes de una gran encrucijada política.

"Trabajamos desde la mañana hasta la noche por un salario que ronda las 350 liras turcas al mes. Al cambio actual, representa alrededor de cincuenta euros". afirma uno de los refugiados en Turquía.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, utiliza la situación para presionar a la Unión Europea en la batalla política que mantiene con Rusia. Busca un nuevo acuerdo. Si no recibe apoyo contra Putin, los refugiados se apresurarán a entrar en la UE.

"Desde que abrimos nuestras fronteras, cientos de miles de personas se dirigen hacia Europa. Pronto serán millones. Todos se quejan de que hayamos abierto nuestras fronteras. Pero, o todos hacemos posible una vida honorable para estas personas en sus propios países, o todos tendrán que compartir la carga", declara Recep Tayipp Erdogan, presidente de Turquía.

Los países del bloque comunitario están divididos. A Alemania le interesa mantener una buena relación con Turquía y trata de evitar el peor escenario. Así, presiona a Rusia para lograr un 'alto el fuego' en Idlib.

"Entiendo que el Gobierno de Turquía y el presidente Erdogan esperan más de Europa. Al mismo tiempo, me parece inaceptable que el presidente Erdogan y su Gobierno, no asuman su descontento sino que lo carguen sobre las espaldas de los refugiados", señala Angela Merkel, canciller de Alemania.

Casi un millón de personas ha abandonado regiones cercanas a Idlib y Alepo. En algunas zonas se puede ver cómo los soldados turcos desplazan a la gente. Turquía pide a la OTAN ayuda concreta y acusa a la UE de no dar los fondos prometidos por cobijar a los refugiados.