Última hora
This content is not available in your region

Polémica en una ciudad alemana por la instalación de una estatua de Lenin de dos metros

Cartel del evento para la inauguración de la estatua
Cartel del evento para la inauguración de la estatua   -   Derechos de autor  Marxistisch-Leninistische Partei Deutschlands
Tamaño de texto Aa Aa

La pequeña ciudad alemana de Gelsenkirchen, en Renania del Norte Westfalia, podría inaugurar muy pronto una estatua del mismísimo Lenin de dos metros de alto. El caso está en los tribunales. Por el momento el juez ha dado luz verde a la instalación del monumento.

El Partido Marxista-Leninista de Alemania quería instalar la estatua pero las autoridades municipales denegaron el permiso argumentando que bloquearía la vista de un edificio histórico situado cerca de donde se quiere poner la gigantesca efigie del lider comunista histórico ruso, frente a la sede del partido.

"Con motivo del 150 cumpleaños de Lenin, se erige un monumento en medio del área del Ruhr. Estamos experimentando eventos imperialistas similares a una crisis y un desarrollo legal basado en un gobierno y los partidos burgueses, con destrucción ambiental, ofensiva de explotación y peligro de guerra. La discusión sobre una sociedad socialista más allá del capitalismo está en la agenda" dice el texto de la convocatoria para la inauguración en la página web del partido.

"Es una victoria absoluta sobre el intento anticomunista de prohibición" dice el texto que alude al intento de bloquear la estatua de "los anticomunistas de la CDU, el SPD, el FDP, los Verdes y las autoridades municipales".

El partido de izquierda comunista ha celebrado el fallo como "la próxima gran victoria de Vladímir Ilich" (nombre del líder revolucionario comunista) y planea erigir el monumento en un terreno privado frente a su sede el próximo 14 de marzo. "Estamos muy contentos" dijo al periódico Bild el líder del partido Gabi Fechtner. "Gelsenkirchen es una ciudad trabajadora. Lenin es muy adecuado para ella".

Según la publicación, la estatua se hizo en la década de 1930. en la Unión Soviética y durante algún tiempo estuvo en la República Checa. Luego, el partido marxista-leninista lo compró en una subasta en Internet por una cantidad sin nombre y lo llevó a Gelsenkirchen.

Los funcionarios de la ciudad planean apelar el fallo judicial.