Última hora
This content is not available in your region

La OMS da por terminada (con cautela) la epidemia de ébola en República Democrática del Congo

euronews_icons_loading
Sanitarios en la ciudad de Beni (archivo)
Sanitarios en la ciudad de Beni (archivo)   -   Derechos de autor  Jerome Delay/AP
Tamaño de texto Aa Aa

El último paciente con ébola en África, concretamente en la República Democrática del Congo, ha salido del hospital y ya ha sido dado de alta. Si en 42 días (hasta el 12 de abril) no se registran más casos, el continente habrá acabado con la segunda epidemia más grande del mundo de la que se tenga constancia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recordado no obstante que el brote no se da por totalmente acabado y el riesgo de que aparezcan nuevos casos es "muy real".

"El trabajo sigue en marcha. El brote no ha llegado a su fin. La OMS recomienda esperar dos periodos completos de incubación (42 días) desde que el último paciente dé negativo por segunda vez antes de declarar el fin del brote", dijo el subdirector general de Respuesta a Emergencias de este organismo, Ibrahima Socé Fall.

Este riesgo se produce por dos razones fundamentales: la primera es la dificultad de monitorear casos por la conflictividad bélica de la zona; la segunda es que el virus puede puede permanecer en el material médico y en los fluidos de los contagiados durante semanas.

Masiko, la última paciente conocida

Este martes, Masiko, la última paciente con ébola en un centro de tratamiento del noreste de RDC, situado en la ciudad de Beni, fue dada de alta, y ya pasaban 16 días sin que el Gobierno de ese país detectase ningún nuevo caso.

Desde que se declaró el brote, que fue calificado en julio del año pasado como emergencia internacional por la OMS, ha habido 3.444 casos confirmados y 2.264 muertes, es decir, una tasa de letalidad del 55,8 %.

El brote comenzó el 1 de agosto de 2018 en las provincias de Kivu del Norte e Ituri, donde el control de la epidemia se ha visto obstaculizado por el rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento y la inseguridad en la zona.

Se extendió a grandes ciudades, como Beni, Goma o Butembo, y también se detectaron casos -que fueron rápidamente controlados- en la vecina provincia de Kivu del Sur, y en Uganda.

Es la segunda epidemia más grande y letal de la historia después de la que afectó a África occidental de 2014 a 2016, que dejó más de 11.000 fallecidos, y la mayor a la que ha hecho frente el Congo, donde la enfermedad es endémica.

El virus del Ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados, provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar una tasa de mortalidad del 90 % si no es tratado a tiempo.