Última hora
This content is not available in your region

Al menos 9 días para ver el impacto de las medidas frente al avance del coronavirus en España

Al menos 9 días para ver el impacto de las medidas frente al avance del coronavirus en España
Derechos de autor  AP Photo/Xabier Parra
Tamaño de texto Aa Aa

Los colegios, guarderías y universidades de la comunidad de Madrid han cerrado este miércoles oficialmente hasta el próximo 26 de marzo. Se trata de la medida de prevención implementada por el Gobierno de Madrid para frenar la expansión del virus en uno de los principales focos del país.

Los niños son un grupo con una incidencia al coronavirus muy por debajo de cualquier otro grupo de la población, "pero son los que la diseminan por la sociedad", ha explicado el director del Centro de Coordinación y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

"El objetivo es reducir el impacto en las zonas de riesgo", ha añadido y no ha descartado una prórroga de esta medida.

La provincia vasca de Vitoria, La Rioja y un municipio de Castilla y León son los tres focos de infección en España en los que se están concentrando las medidas de prevención.

"No se está bloqueando el país, se está pidiendo responsabilidad", ha incidido Simón, quien ha explicado que se necesitarán al menos 9 días para conocer el impacto de estas restricciones excepcionales. Además ha dicho que una vez que se detecte el último caso, luego habrá que esperar dos períodos de incubación.

"Ahora mismo no se está hablando de bloquear la comunidad de Madrid", ha apostillado.

Los abuelos españoles en el punto de mira

Las autoridades sanitarias españolas, que han cerrado los centros de día para ancianos en Madrid para protegerlos del contagio, están desalentando las visitas a las residencias de ancianos.

Además Simón ha pedido que se evite la convivencia entre niños y ancianos.

Sin embargo, los abuelos son una parte importante del tejido social español en el cuidado de los menores.

Según un estudio de 2018, citado por AFP, uno de cada cuatro abuelos españoles está a cargo del cuidado diario de sus nietos mientras que los padres trabajan, con tareas como la recogida de los niños de la escuela o la preparación de las comidas.

Con el cierre de todos los centros, este rol de cuidador puede que conlleve aún jornadas más largas.

"En la escuela, decían que los familiares debían cuidar de los niños, especialmente los abuelos. (El gobierno) dice que mucha gente puede teletrabajar desde su casa, pero en realidad no muchos pueden hacerlo", explica a AFP Emilio Salvador, residente de 67 años en Madrid, que tendrá que cuidar de su nieto Jorge durante dos semanas.

En España, no hay cultura de teletrabajo. Tan solo un 4% trabaja desde casa, según datos de Eurostat publicados en 2018. Esto significa un porcentaje menor a la media de la Unión Europea.

"Para ser sincera, es una mala noticia porque es una carga que se añade a mi vida diaria", admite Paloma Alonso, de 72 años, que tendrá que cuidar de sus nietos de siete y cinco años.

"Amo a mis nietos pero no me gusta ocuparme de la rutina diaria. Pero siempre ayudo a mi hija, no hay otra manera", dice.