Última hora
This content is not available in your region

Golpes, gases lacrimógenos, robo de ropa y zapatos...

euronews_icons_loading
Golpes, gases lacrimógenos, robo de ropa y zapatos...
Derechos de autor  Emrah Gurel/AP
Tamaño de texto Aa Aa

A estos niños les ardían los ojos por efecto de los gases lacrimógenos supuestamente lanzados por las fuerzas de seguridad griegas que vigilan la frontera con Turquía. Saleh, de Irán, estaba allí.

"La policía griega ignoró el hecho de que había familias en la zona y lanzó gases lacrimógenos a gente inocente. Yo los vi disparar gases lacrimógenos contra dos o tres personas".

Saleh denuncia que él también fue agredido. "Me golpearon en la pierna".

Turquía y Grecia entrecruzan acusaciones

En los últimos días Grecia y Turquía han intercambiado acusaciones mutuas de abuso de la fuerza.

En este vídeo Ankara mantiene que soldados griegos abrieron fuego contra solicitantes de asilo.

Y según Atenas este otro muestra un vehículo militar turco derribando una sección de la valla fronteriza.

Personal de Amnestía Internacional que se encontraba en la zona afirma que las pruebas sobre los abusos cometidos son difícilmente rebatibles.

Amnistía Internacional habla de puebras irrebatibles

"Hemos hablado con muchas personas que contaban cosas parecidas... Palizas, les quitan la ropa y los zapatos...", nos dice Andrew Gardner, Investigador y estratega de TUrquía de Amnistía Internacional. "Y la idea de que esto es un montaje y de que alguien está difundiendo noticias falsas o propaganda no es verdad. Para Grecia y para la Unión Europea decir simplemente que no van a aceptar que hayan llegado para pedir asilo y estas prácticas violentas contra ellos resultan cuestiones muy alarmantes".

Los miles que viajaron hasta la frontera con Grecia hace casi dos semanas trajeron sus escasas pertenencias y el coraje necesario para afrontar la última etapa de su viaje a Europa.

Lo que hay que aguantar para entrar en Europa

Muchos habían huido de la guerra y la violencia y ahora se sienten nuevamente atrapados en ella. Pero si ese es el precio que hay que pagar por tener la oportunidad de una vida mejor, comentan, vale la pena intentarlo.

"Nos quedaremos aquí todo el tiempo que podamos. La gente puede ver todas las dificultades que estamos dispuestos a soportar para pasar al otro lado.