Última hora
This content is not available in your region

España vive sus primeras horas en confinamiento para detener el coronavirus

euronews_icons_loading
Spain Virus Outbreak
Spain Virus Outbreak   -   Derechos de autor  Bernat Armangue/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Las principales carreteras de España han quedado vacías como también el emblemático paseo de las Ramblas en Barcelona. Otra de las estampas históricas este domingo al mediodía era la zona de Callao en el centro de Madrid, sin gente. El estado de alerta decretado por el Gobierno Español este sábado para detener el coronavirus, está surtiendo efecto.

Aun así, algunos ciudadanos, todavía no se han dado cuenta de la situación y a pesar de las restricciones salían a correr por las calles de Barcelona.

Una de las afectadas por las restricciones ha sido avisada por la policía municipal de Barcelona justo antes de descubrir que no era lunes el primer día de confinamiento, sino este domingo como la policía le ha informado.

Pero a pesar de las restricciones, el Gobierno ha decidido desplegar en Madrid, Valencia, Sevilla, Zaragoza, León, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife la Unidad Militar de Emergencia. En Madrid, incluso la policía municipal difunde mensajes recordatorios mediante drones como "les habla la Policía Municipal. Se recomienda que eviten salir a la vía pública, solamente cuando sea necesario. Que permanezcan dentro de su domicilio" dicen los mensajes.

La alerta emitida por el Gobierno español este sábado pasado, permitirá a los ciudadanos salir de casa para pasear a los animales de compañía pero también para trabajar si no se puede hacer teletrabajo, asistir a farmacias y supermercados. Pero, la situación de confinamiento asusta a la ciudadanía que decide ir a los supermercados a la vez dificultando el cumplimiento de las medidas de precaución.

Una de las mujeres en la cola del supermercado, remarca que "si hay que mentalizarse de que tenemos que tener una distancia aquí, dentro no la tenemos. O lo hacemos nosotros mismos y hacemos lo que estamos haciendo que es esperar a que alguien salga antes de entrar. Si no nunca entraremos nunca.

A pesar de la situación, todavía quedan ánimos para rendir homenaje a los profesionales sanitarios.