Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: ¿Trump intentó comprar "derechos exclusivos" de una vacuna alemana?

Donald Trump
Donald Trump   -   Derechos de autor  Alex Brandon/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Crece la indignación en Alemania después de los reportes del Welt am Sontag asegurando que el presidente estadounidense Donald Trump intentó comprar la compañía CureVac para hacerse con los derechos de una vacuna experimental contra el nuevo coronavirus, que mantiene en vilo al Planeta y a Europa en suspenso.

La portada de la edición dominical de Die Welt se titulaba simplemente "Trump vs Berlin" y aseguraba que el presidente Trump había ofrecido "grandes cantidades de dinero" para que CureVac dejara su sede de Tübingen y se trasladara a EEUU para desarrollar la vacuna "solo para Estados Unidos", según el artículo.

Pero Richard Grenell, el embajador de EE.UU. en Alemania, dijo en Twitter () que la historia original publicada por Die Welt era errónea.

_No es cierto. La historia de Welt estaba equivocada. Pero Business Insider, Reuters y otros la publicaron a pesar de no tener sus propias fuentes. Ahora todo el mundo da marcha atrás.
_

Un funcionario estadounidense dijo a AFP el domingo que el informe había sido "salvajemente exagerado" y que el gobierno de EE.UU. estaba discutiendo el desarrollo de la vacuna con más de 25 compañías.

CureVac se ha negado a comentar las especulaciones, pero ha rechazado las afirmaciones.

En un comunicado la compañía biofarmacéutica rechazó "las acusaciones sobre las ofertas de adquisición de la compañía o de su tecnología".

CureVac dice que "los esfuerzos internos se centran en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus con el objetivo de llegar, ayudar y proteger a las personas y los pacientes en todo el mundo".

La compañía también confirmó que están "en contacto" con la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias y otras organizaciones.

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, confirmó en una conferencia de prensa que había oído los reportes sobre CureVac y discutiría el tema en una reunión de crisis el lunes.

Fuentes del Ministerio de Salud alemán habrían confirmado a la agencia Reuters la noticia publicada por Die Welt.

Reacción airada de los políticos alemanes

Un portavoz del Ministerio de Salud de Alemania habría confirmado a Die Welt que Washington había intentado tomar el control de la empresa biofarmacéutica, pero que Alemania estaba "muy interesada" en mantener el desarrollo de vacunas contra el Coronavirus en Alemania y Europa.

La historia provocó reacciones airadas de los políticos alemanes que exigieron que Berlín hiciera todo lo posible para evitar que los EE.UU. controlaran el acceso, uno de ellos fue el diputado socialdemócrata Karl Lauterbach, profesor de economía de la salud.

Lauterbach twiteó que "la venta exclusiva de una posible vacuna a los EE.UU. debe evitarse por todos los medios".

"El capitalismo tiene límites" dijo.

El ministro de salud alemán, Jens Spahn, dijo que la adquisición de CureVac por la administración Trump estaba "fuera de discusión".

Christian Lindner, líder del partido liberal FDP añadió que "la lucha contra el Coronavirus es una tarea humana y no una razón para el egoísmo".

"La administración y los propietarios de la empresa deben ser conscientes de su responsabilidad de que se trata de algo más que de dinero".

El ex director general de CureVac, Daniel Menichella, asistió a una reunión en la Casa Blanca la semana pasada para discutir el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus con otros representantes de la industria farmacéutica y funcionarios de los Estados Unidos.

La compañía explicó en un comunicado que Menichella había dicho en la reunión que CureVac estaba "muy confiado en que seremos capaces de desarrollar un potente candidato a vacuna en unos pocos meses".

El fundador de la compañía y presidente de la Junta de Supervisión, Ingmar Hoerr, reemplazó a Menichella como director general sólo unos días después.

CureVac dice que esperan comenzar los ensayos clínicos "a principios del verano de 2020" y ya han comenzado a preparar dos centros de estudio primarios.