Última hora
This content is not available in your region

El empleo, la primera víctima económica del coronavirus en España

Spain Virus Outbreak
Spain Virus Outbreak   -   Derechos de autor  Bernat Armangue/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La entrada en vigor en España del decreto del estado de alarma por parte del Gobierno de Pedro Sánchez ha provocado en su primer día, el lunes, la reacción inmediata de las empresas, las grandes y las PMYES, muchas de ellas han mandado a casa a sus empleados.

Las grandes empresas, como los bancos han recurrido al teletrabajo y a la reducción de las plantillas en las sucursales que permanezcan abiertas con un protocolo de seguridad que también están aplicando empresas del audiovisual: la mitad de la plantilla trabaja desde casa y la otra mitad de forma presencial durante turnos rotatorios de 15 días.

Pero el teletrabajo no es posible en el sector de la hostelería, por la naturaleza propia del servicio, de modo que la grandes cadenas de restaurantes y hoteles, ya han recurrido a los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo, es decir mandan a sus empleados al paro que cobrarán la prestación por desempleo -el 70% del sueldo- y si la empresa tiene buena disposición complementa el salario al 100%, lo cual es harto improbable ahora mismo). Esto significa que decenas de miles de trabajadores van a engrosar estos días las cifras de desempleados en España, al menos mientras dure el estado de alarma.

El transporte aéreo ha sido uno de los primeros sectores, junto con la automoción, que recibió de lleno el impacto de la epidemia de coronavirus, desde que empezó en China en enero. Iberia ya ha anunciado un ERTE a sus trabajadores, una plantilla de casi 17.000 personas. La aerolínea se ha visto afectada no solo por la caída del transporte aéreo desde el inicio de esta crisis, sino también por la prohibición impuesta por cada vez más países a los vuelos procedentes de España.

Esta ola que va a inundar toda la economía también llega a las tiendas de ropa y al comercio en general. El centro comercial español Corte Inglés ya cerró todos sus grandes almacenes salvo las áreas de alimentación y productos de primera necesidad, los supermercados Supercor y los hipermercados Hipercor. Además la cadena comercial ha tenido que implantar medidas de seguridad sanitaria para proteger a sus clientes y empleados, como autorizar solo la entrada de individuos y no grupos, y obligar a los consumidores a mantener la distancia mínima de 1 metro entre ellos, priorizar el pago con tarjeta o móvil y evitar que los clientes acaparen productos de primera necesidad.

Sánchez ha anunciado este martes un “escudo social y económico”de 200 mil millones de euros (el 20% del PIB anual) de los cuales 117 mil millones serán fondos públicos. Es la mayor movilización de recursos de la democracia española.