Última hora
This content is not available in your region

Bélgica aparca la crisis política para hacer frente al coronavirus

euronews_icons_loading
Bélgica aparca la crisis política para hacer frente al coronavirus
Derechos de autor  Benoit Doppagne/AP   -   Royal Palace in Brussels, Tuesday, March 17, 2020
Tamaño de texto Aa Aa

En Bélgica, el coronavirus ha logrado lo que parecía imposible: que haya gobierno. Pero eso sí, tendrá una única tarea: hacer frente a la crisis sanitaria y sus consecuencias.

La foto de familia ha estado a la altura de las circunstancia: la primera ministra, Sophie Wilmès, y sus ministros han mantenido la distancia exigida para evitar el contagio.

El gobierno dispondrá de poderes especiales. "Esto quiere decir que puede legislar por decreto, que el gobierno puede tomar decisiones de inmediato sin pasar por todo el proceso legislativo, sin tener que recibir el visto bueno del Parlamento," explica Benoit Piedboeuf, diputado belga del partido liberal MR.

Después de meses de negociaciones fallidas, nueve partidos políticos han dejado de lado sus diferencias y han acordado dar su confianza a un ejecutivo de pleno derecho. Y no es baldí, ya que estaba en funciones desde las elecciones del pasado mayo. Será por un período de tiempo limitado de tres meses y que puede ser prolongado por tres más.

"Durante este período, la crisis del coronavirus será tal que deberán tomarse medidas urgentes", explica Pierre Vercauteren, profesor de Derecho de la Universidad Católica de Lovaina. "Y podrá hacerlo en dos ámbitos: el de la sanidad, pero también en del presupuesto y la economía, porque estamos ante una crisis sin precedentes".

El Parlamento belga votará este jueves para darle su confianza, y está claro que cuenta con los apoyos necesarios.

Pero los nacionalistas flamencos votarán en contra porque dicen que no se fían. Un recordatorio de que la crisis política volverá, casi con total certitud, una vez superada la del coronavirus. "Están usando y haciendo mal uso de la situación por otras razones que no tienen nada que ver con el coronavirus", explica Peter de Roover, diputado belga del partido N-VA

Por el momento, las autoridades belgas ya han decidido que las personas deben permanecer confinadas en casa. Pero con dos especificidades: se puede pasear para tomar un poco de aire, y las librerías figuran entre las pocas tiendas que permanecerán abiertas.