Última hora
This content is not available in your region

Publican el estudio sobre la propagación del COVID-19 que ha inspirado la cuarentena en Europa

France Virus Outbreak
France Virus Outbreak   -   Derechos de autor  Michel Spingler/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Mitigar no será suficiente. Esta es la principal conclusión de un informe del Imperial College de Londres mientras que los países europeos se debaten entre suprimir el brote de coronavirus con medidas drásticas de confinamiento, como ya han implementado en Italia, España o Francia, o frenar el pico de infectados sin suprimirlo, asumiendo que una gran parte de la población saldrá inmunizada del contagio, como se está planteando el Reino Unido.

"Incluso si todos los pacientes pudieran ser tratados, nosotros predecimos que todavía habría del orden de 250.000 muertos en el Reino Unido y más de un millón en Estados Unidos", dicen los científicos. "Por lo tanto, concluimos que la supresión de la epidemia es la única estrategia viable en la actualidad".

"Muchos países ya han adoptado esas medidas, pero incluso los países que se encuentran en una etapa más temprana de su epidemia (como el Reino Unido) tendrán que hacerlo de manera inminente", añaden.

El informe asegura que los efectos sociales y económicos de las medidas necesarias para alcanzar este objetivo serán profundos y calcula que el distanciamiento social deberá prolongarse "potencialmente 18 meses o más", el tiempo que se tarde en disponer de una vacuna. "Dado que predecimos que la transmisión se recuperará rápidamente si las intervenciones se relajan".

El informe explica que si bien la experiencia en China y ahora en Corea del Sur ha demostrado que la supresión es posible a corto plazo, "queda por ver si es posible a largo plazo". Los científicos dicen que el distanciamiento social intermitente puede permitir que las intervenciones se relajen temporalmente en plazos relativamente cortos, pero será necesario reintroducir medidas si el número de casos vuelve a repuntar.

Estados Unidos y China iniciaron esta semana las pruebas con humanos de la vacuna contra el coronavirus que por ahora ha infectado a más de 198.000 personas y ha matado a más de 7.900 y cuyo epicentro de la pandemia se sitúa ahora en Europa. El estudio de la vacuna ha avanzado a una "velocidad récord", ha asegurado el director del NIAID, Anthony Fauci, quien también precisó la semana pasada que no espera que haya una vacuna disponible para el uso público hasta al menos un año, de 12 a 18 meses.