Última hora
This content is not available in your region

Españoles e italianos en Reino Unido, inquietos por el discurso de Johnson sobre el coronavirus

Españoles e italianos en Reino Unido, inquietos por el discurso de Johnson sobre el coronavirus
Derechos de autor  Kirsty Wigglesworth/AP
Tamaño de texto Aa Aa

"La inmunidad del rebaño".

Con este polémico concepto el gabinete del primer ministro británico Boris Johnson ha marcado distancias con sus homólogos europeos en lo que respecta a las medidas para frenar la pandemia del coronavirus, cuyo epicentro actual es el continente europeo.

"Nuestro objetivo es tratar de reducir el pico, ampliar el pico, no suprimirlo por completo, debido a que la gran mayoría de las personas contraen una enfermedad leve, para así construir algún tipo de inmunidad de rebaño", ha detallado a BBC Radio el asesor científico principal del gobierno británico, Sir Patrick Vallance.

Por tanto la estrategia del Gobierno británico es que alrededor del 60% de la población británica contraiga la enfermedad para generar una inmunidad colectiva que acabe por proteger a los más vulnerables, según han explicado. Una teoría criticada por varios miembros de la comunidad científica británica, como el epidemólogo William Hanage. "Esto no es una vacuna", escribía en The Guardian. "Esta es una pandemia real que hará que un gran número de personas se enfermen, y algunos de ellos morirán".

" La política debería dirigirse a reducir el brote a un ritmo (más) manejable", añadía.

"Tengo miedo de contraer este virus y que nadie haga nada"

Por el momento, en Reino Unido, bares y restaurantes continúan abiertos y la vida sigue su curso con normalidad. Mientras, Italia y España han previsto todo lo contrario: medidas excepcionales de confinamiento para sus ciudadanos durante un período de al menos dos semanas. Francia también se encamina a la cuarentena impuesta y anunció el sábado el cierre de todos sus comercios que no sean de primera necesidad.

Este fuerte contraste a la hora de afrontar el problema está creando inquietud en los ciudadanos españoles e italianos afincados en Reino Unido que reciben las noticias de sus familias confinadas en casa, mientras que ellos no han experimentado ningún cambio en su rutina.

"Tengo miedo de contraer este virus y que nadie haga nada, porque ahora mismo han puesto el tampón para hacerte la prueba pagando y yo no dispongo de ese dinero", dice Irene Araque, española que lleva 4 años trabajando en el sector de la aviación, uno de los más castigados por la crisis.

En los últimos días solo se le presentan incertidumbres: "No sé si voy a seguir teniendo trabajo, y tampoco sé si las fronteras van a estar abiertas para que pueda volver a España".

Irene dice que le preocupa que la falta de medidas estrictas en Reino Unido desemboque en una crisis sanitaria mayor a la que se está viviendo en Italia y España estas semanas. "Tengo miedo de que me pille aquí cuando ya no haya solución y no me pueda ir a ningún lado y el país no pueda ni siquiera cuidar de mí".

AP
El primer ministro en Reino Unido Boris Johnson durante un discurso.APSimon Dawson

"Soy asistente de vuelo y, a pesar del rápido contagio del Covid-19, trabajo igualmente y estoy en contacto con millones de personas cada día", explica Marta, italiana afincada en Reino Unido que prefiere no publicar su apellido.

Cuando el Gobierno italiano decidió poner a todo el país en cuarentena, pensó que Reino Unido seguiría el mismo camino. "Pero no, después del discurso de Boris me siento aún más en riesgo", añade. "Estoy atrapada aquí, lejos de mis seres queridos y no poder abrazarlos me rompe el corazón".

Valentina Morandini, también italiana, lleva viviendo en Londres 3 años por motivos laborales, no se fía ni de la capacidad del sistema sanitario británico para hacer frente a la crisis, ni de la dirección tomada por el Gobierno de Johnson y por eso ha decidido voluntariamente restringir sus interacciones sociales. "Visto que no se preocupa el Estado, nos tenemos que preocupar nosotros", explica y lamenta que sino se impone la cuarentena "como han hecho todos los demás, acabará en una selección natural".

Reino Unido tiene más de 1.500 casos confirmados de coronavirus y 36 fallecidos.