Última hora
This content is not available in your region

Paseos, reuniones y escupitajos: Los rebeldes del coronavirus que rompen las reglas en Europa

Paseos, reuniones y escupitajos: Los rebeldes del coronavirus que rompen las reglas en Europa
Derechos de autor  Francois Mori/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Varios países europeos, en especial Italia, España y Francia, han impuesto por decreto unas reglas muy estrictas para poder salir de casa, es lo que se llama el confinamiento de la población para luchar contra la propagación del coronavirus del COVID-19. Pero no todos los ciudadanos están dispuestos a aceptarlas y algunos se arriesgan a romper las reglas.

Francia

AP Photo/Michel Euler

En Francia, donde solo se puede salir de casa con un formulario que hay que imprimir y rellenar con la fecha y el motivo de cada salida, el ministro del Interior, Christophe Castaner, dijo a los infractores: “Algunos se consideran pequeños héroes cuando rompen las reglas. Pues no, eres un imbécil, y especialmente una amenaza para ti mismo.”

El país impuso el confinamiento, aunque no se usó este término al inicio, el lunes 16 de marzo. El fin de semana anterior, a pesar de que bares y demás lugares de ocio colectivo tenían que cerrar, muchas terrazas se llenaron de gente que hizo caso omiso de las advertencias de no acudir a lugares de aglomeraciones. Bien es cierto que el propio Gobierno francés se contradijo al llamar a la ciudadanía a votar en la primera vuelta de las elecciones municipales.

El presidente francés Emmanuel Macron lanzó una seria reprimenda a sus conciudadanos y les dijo “solemnemente” que “habría sanciones para los infractores” del decreto que recién iba a entrar en vigor. Solo se puede salir de casa para ir a trabajar cuando no es posible el teletrabajo, a la farmacia, al médico, a la compra y a hacer deporte en solitario y cerca del domicilio. También se puede salir para ayudar a personas vulnerables, cuidar niños o por motivo familiar imperioso.

Después de varios días constatando las infracciones de una parte de la población, el viernes las fuerzas de seguridad se desplegaron en las estaciones de tren para disuadir a los franceses de fin de semana de desplazarse a sus viviendas secundarias en la playa o el campo. Los parques públicos quedaron cerrados a cal y canto el sábado, para impedir los grupos de niños y abuelos que se vieron a lo largo de la semana ya que las escuelas están cerradas y el buen tiempo invita a salir de casa. En Niza el alcalde, Christian Estrosi que dio positivo al COVID-19, ha impuesto el toque de queda entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana. Otra localidad del sur de Francia, Beziers, es todavía más dura: la prohibición a salir de casa va de las 8 de la tarde a las 6 de la mañana.

Beatriz Beiras

También es obligatorio respetar el distanciamiento social, dos metros entre dos personas, algo muy difícil de imponer en los mercados callejeros muy populares en Francia. La policía también tiene que bregar con los jóvenes de las barriadas marginadas del país que no toleran la autoridad y están acostumbrados a saltarse las reglas. En los últimos días se han repetido varios incidentes y el domingo 21 de marzo, según datos del ministerio del Interior francés, se registraron en total 91.824 infracciones al decreto de confinamiento. Sólo el domingo fueron 22.574.

En la ciudad de Montpellier por ejemplo, un hombre fue condenado a ocho meses de cárcel después de haber robado mascarillas y de haber escupido en el rostro de varios policías mientras decía que tenía coronavirus. Otros 'rebeldes' han ignorado el cierre de los parques y las orillas de los ríos y han encontrado maneras de ingresar a estos lugares públicos.

Las autoridades, sin embargo, avisan a la población: en caso de recidiva en un plazo de 15 días, el infractor tendrá que pagar una multa de 1.500 euros en vez de 135 cuando es la primera vez.

España

AP Photo/Emilio Morenatti

El confinamiento fue decretado por el Gobierno presidido por Pedro Sánchez a partir del sábado 14 de marzo tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Según el decreto y mientras esté en vigor el ‘Estado de Alarma’, los ciudadanos no podrán salir de sus domicilios salvo por:

1.- Ir a comprar alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad, sacar al perro, repostar

2.- Ir al médico o a un centro sanitario

3-. Ir al trabajo

4.- Regresar a su domicilio habitual

5.- Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, discapacitados o vulnerables

6.- Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad

La policía puede hacer comprobaciones y sancionar a las personas que se salten las normas o que resistan a las órdenes de las autoridades competentes con multas de 600 euros a 30.000 euros y con penas de hasta 4 años de cárcel.

El lunes 23 de marzo, tras 9 días de confinamiento se registraron en España 60.000 infracciones con la correspondiente multa y 600 detenciones. El presidente del Gobierno pedirá al Congreso de los Diputados alargar el estado de alarma hasta el 11 de abril.

Algunas de las faltas cometidas por los ciudadanos fueron publicadas por la policía en las redes sociales, como el caso en Murcia de una persona disfrazada de dinosaurio que iba a tirar la basura al contenedor. En ese caso la policía recurrió al sentido del humor y tuiteó que los paseos breves de las mascotas estaban permitidos, pero que ‘el complejo de Tyrannosaurus Rex” no está permitido. Otro ejemplo fue el de un hombre en Cataluña que se paseaba con una cabra atada a una correa, también colgada en redes por la policía. El caso de una mujer que se negaba a ser detenida y pedía ayuda desesperadamente mientras salía a correr también se hizo viral. El subinspector de Policía Nacional, Alfredo Perdiguero, publicó el vídeo en Twitter.

Italia

Marco Alpozzi/LaPresse via AP

En el país europeo más afectado por la crisis sanitaria, alrededor de 80.000 personas están siendo procesadas por violar las restricciones del Gobierno y casi 2 millones de habitantes fueron controlados por la policía del 11 al 22 de marzo.

Las medidas se han vuelto más drásticas progresivamente, en función de cómo evolucionaban los números. El lunes 23 de marzo Italia cuenta con 63.927 casos y 6.077 fallecidos.

Los espacios públicos han sido cerrados, las actividades recreativas prohibidas al igual que toda actividad y lugar que no sea "relevante para la producción nacional" hasta el 3 de abril. Todos los ciudadanos que deban abandonar sus domicilios por alguna de las razones permitidas deben completar este formulario.