Última hora
This content is not available in your region

Bélgica mantiene las librerías abiertas, en pleno confinamiento por el coronavirus

euronews_icons_loading
Bélgica mantiene las librerías abiertas, en pleno confinamiento por el coronavirus
Derechos de autor  Euronews/Jack Parrock
Tamaño de texto Aa Aa

En Bélgica, el confinamiento tiene una peculiaridad: las librerías pueden permanecer abiertas, aunque con algunas limitaciones. Los libros se encargan por adelantado y el personal lo busca en las estanterías.

“Si tenemos que cerrar, cerraremos”, explica Marc Filipson, propietario de la librería Filigranes. “Creo que la gente debe leer. Pero si el personal me pide que cierre esta noche, cierro esta noche. Aunque yo seguiré”.

Esta librería emblemática de Bruselas también entrega libros a domicilio. El personal trabaja desde el convencimiento de que presta un servicio a las personas que se aburren o que se sienten solas.

Además, la tienda dona un euro por pedido a un hospital local para que compre equipos médicos destinados a la lucha contra el coronavirus.

Y son conscientes de que trabajar con una mercancía no perecedera es una ventaja y, seguir abiertos, un privilegio.

“En las librerías sabemos que si la crisis dura un mes, dos meses, tres meses, la gente siempre leerá libros. Así que tenemos mucha suerte y sabemos que no todos tienen las mismas oportunidades que nosotros”, reconoce Filipson.

El gobierno belga considera las librerías como un servicio público, porque también funcionan como kioskos y la gente necesita estar informada. Pero nadie descarta que si la crisis se agrava, se endurezcan las medidas.