Última hora
This content is not available in your region

Hénin-Beaumont, el feudo de la ultraderecha en Francia

euronews_icons_loading
Hénin-Beaumont, el feudo de la ultraderecha en Francia
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Cientos de personas cantando el himno nacional en la ciudad francesa de Hénin-Beaumont. En el escenario está Steeve Briois, el alcalde desde 2014, y el vicepresidente de la Agrupación Nacional, el principal partido de extrema derecha de Francia, antes llamado Frente Nacional. Estamos a una semana de las elecciones municipales y este estrecho aliado de Marine Le Pen se presenta a la reelección.

Hace seis años, la mitad de los votantes de esta ciudad de 26.000 personas votaron por Steeve Briois en la primera vuelta de las elecciones municipales. Estamos aquí para entender cómo el gobierno de Hénin-Beaumont ilustra la visión del partido para Francia, y por qué la gente en esta parte del país abraza la Agrupación Nacional.

"Hace muchas cosas buenas, incluso viene a nuestra casa. Si lo llamamos por problemas del vecindario o algo así, viene. De hecho, visita todo, hace cosas buenas. Estamos muy contentos con él", dice una simpatizante presente en el mitin del candidato.

No sólo los partidarios de la Agrupación Nacional están contentos con su alcalde. Incluso ciudadanos como Arnaud, un enfermero de 40 años al que no le gusta el nacionalismo del partido, dicen que la ciudad está dirigida de forma eficiente. Arnaud Contrainne, Residente de Hénin-Beaumont, cree "que están haciendo cosas buenas a nivel social, en los cuidados, para los niños, incluso en términos de alojamiento, aunque no es un partido que yo apoye en absoluto".

Francia está a pocos días del encierro por el Coronavirus. El gobierno ha decidido mantener las elecciones municipales. La principal contendiente es Marine Tondelier, miembro de los Verdes del consejo municipal, que lidera una amplia coalición para derrocar a la Agrupación Nacional. "Es bastante difícil predecir lo que va a pasar, además con el coronavirus y todo eso, es una campaña un poco agitada", dice Tondelier.

La pobreza y el desempleo alimentan el descontento

Tondelier se enfrenta a una batalla complicada. Steeve Briois, es visto como un alcalde accesible, cercano a la gente. Y a sus 47 años, ya ha acumulado más de 30 años de activismo de base en Hénin-Beaumont. Steeve Briois, Alcalde de Hénin-Beaumont, explica, "estamos constantemente en el terreno, constantemente. Nosotros, no escuchamos a los votantes dos meses antes de las elecciones. Así que este trabajo tarde o temprano da sus frutos".

Otro factor explica el atractivo de la Agrupación Nacional. Hénin-Beaumont está en el corazón de la región carbonífera francesa. Durante siglos, las minas formaron la identidad local, proporcionando empleos pero también un sentido de comunidad. Era el bastión de la izquierda. Luego, una por una, las minas cerraron. Las otras industrias, como la del acero o la textil, también se derrumbaron un par de décadas más tarde.

Me uní al frente nacional porque, después de ser traicionado por la gente de izquierda, los llamados trabajadores, y de verlos en la televisión yendo a los tribunales por dinero aquí y allá, nos dimos cuenta de que no están ahí para los trabajadores, están ahí para ellos
Jean-Robert Havet
Militante de la Agrupación Nacional

David Noël, concejal comunista y profesor de historia, fue testigo de la transformación de Hénin-Beaumont. "En primer lugar, se cerraron varias grandes fábricas en el período 2008-2009, lo que supone un montón de empleados, trabajadores que se encuentran desempleados y se refugian en la abstención o en un voto de ira, de protesta."

La ira en esta ciudad sigue siendo alimentada por una tasa de desempleo del 20% y uno de cada cuatro residentes vive por debajo del umbral de pobreza. A esto se añade un escándalo político masivo en 2009 que involucra al ex alcalde socialista, que fue arrestado por corrupción y malversación de fondos.

Revueltos, los votantes finalmente se volvieron hacia lo que parecía la mejor alternativa. Jean-Robert, un obrero jubilado de una fábrica y militante de la Agrupación Nacional es la encarnación de esta transición radical. "Aquí les presento a mi abuelo Voltaire Havet, antiguo resistente, deportado, antifascista. Mi padre, ex soldado, ex minero y las medallas que obtuvieron por su resistencia", muestra Jean-Robert Havet, militante de la Agrupación Nacional.

"Me uní al frente nacional porque, después de ser traicionado por la gente de izquierda, los llamados trabajadores, y de verlos en la televisión yendo a los tribunales por dinero aquí y allá, nos dimos cuenta de que no están ahí para los trabajadores, están ahí para ellos, eso es todo. La ciudad estaba muerta, no quedaba nada en Hénin, no quedaba nada. Todo estaba muerto. Ahora revive", cuenta Havet.

Un clima de miedo e intimidación

No todos aquí están satisfechos con la Agrupación Nacional. Algunos condenan las políticas que se promulgaron contra los migrantes, las comunidades romaníes y las organizaciones de derechos humanos. Pero las críticas más frecuentes se refieren al clima de miedo e intimidación que se cierne sobre cualquiera que no se alinee con el partido de extrema derecha. Periodistas, opositores políticos, activistas, ciudadanos de a pie e incluso trabajadores públicos.

Uno de ellos acepta ser entrevistado, con la condición de que mantengamos su identidad en secreto. "La Agrupación Nacional ha puesto en marcha un sistema de gestión del miedo. Realmente es el manejo del miedo. Todos los días hay amenazas, intimidación, acoso, órdenes, contra-órdenes. En cuanto sienten que no estás con ellos estás acabado, eso es todo", denuncia.

Varios reportajes de los medios de comunicación parecen confirmar estas acusaciones e indican altos niveles de bajas por enfermedad entre el personal de la ciudad. El alcalde niega cualquier mala gestión. Steeve Briois dice que "es una locura. No funciona así en Hénin-Beaumont. Es la versión militante y bolchevique de los periodistas de Libération hablando al servicio de la campaña de oposición. Pero la realidad es que el 90% de los trabajadores del Ayuntamiento se sienten muy cómodos con nosotros". Lo sabe, defiende, porque "los ven a diario".

Este es su escaparate, quieren mostrar que son el Frente Nacional blanqueado, que son agradables, que todo está bien
Marine Tondelier

A medida que se acercan las elecciones, la oposición acelera su campaña, yendo de puerta en puerta y colgando los últimos carteles. Para su líder, el Marine Tondelier, el objetivo no es sólo ganar las elecciones: es contrarrestar la narrativa de la Agrupación Nacional.

Marine Tondelier defiende que "este es su escaparate, quieren mostrar que son el Frente Nacional blanqueado, que son agradables, que todo está bien. La verdad es que la verdad aparece rápidamente. Están todos los que están con ellos allí, no hay problemas, pero todos los que no están con ellos están necesariamente en contra de ellos en sus cabezas y pagan un alto precio. Y eso no es posible, un alcalde tiene que trabajar para toda su gente".

Día de las elecciones. En toda Francia, el Coronavirus provocó más abstención de lo habitual. En Hénin-Beaumont, sólo el 44% de los votantes fueron a las urnas. Pero los resultados son innegables. Con el 74,2% de los votos, Steeve Briois gana por una gran mayoría.

El éxito de la Agrupación Nacional en Hénin-Beaumont es objeto de un intenso escrutinio en Francia. Mientras el país se enfrenta a las desigualdades económicas y a la ira contra los políticos de la corriente principal, el partido de Marine Le Pen sigue presentando esta ciudad como un modelo de gobierno que debe extenderse a todo el país.

Para los otros partidos, aquí y en el resto de Francia, el desafío sigue siendo cómo exponer las debilidades de la extrema derecha, mientras que se ofrece una alternativa creíble que probablemente llegue a los votantes privados del derecho a voto.